viernes, 29 de julio de 2011

Grupos extremistas crecen a través de las redes sociales tras la masacre en Noruega

Publicado en:
Lectura Obligada
Por:
Temas:

Cuando la Liga de Defensa Inglesa surgió, hace dos años, tenía apenas unos 50 miembros, en su mayoría muchachos blancos que solían gritar desde la esquina de una calle lo que ellos creían como una migración de musulmanes fuera de control.

Ahora, el grupo de extrema derecha (mencionado como inspiración por el responsable de la masacre en Noruega, Anders Breivik) asegura que tiene más de 10.000 seguidores, lo que representaría un incremento significativo. Los líderes atribuyen el aumento al poder global que tienen las redes sociales, como Facebook.

“Sabía que el networking era la manera de hacerlo”, dijo el líder de la organización, Stephen Lennon, a la AP. “Pero decir que nosotros inspiramos a este lunático, es incorrecto. Nunca hemos dicho a nuestros seguidores que salgan y sean violentos”.

Una página de Facebook bajo el nombre de Breivik fue tomada luego de los ataques la semana pasada. Una cuenta de Twitter bajo su nombre ha hecho un sólo tuit, el 17 de julio pasado, citando al filósofo inglés John Stuart Mill “una persona con una creencia es igual a la fuerza de 100.000 que tienen sólo intereses”.

Los investigadores noruegos han estado buscando información en la computadora de Breivik argumentando que no creen que el sujeto haya actuado solo. También han asegurado que no han encontrado vínculo entre Breivik y los grupos británicos como la liga inglesa.

Además de Facebook, Myspace y Twitter, los usuarios de Internet también están sirviendo de mediadores en miles de debates de personas de extrema izquierda y de extrema derecha y otros grupos extremistas. Solamente en Alemania, estos grupos son líderes de más de 1.000 sitios web y 38 estaciones de radio en línea. Los sitios de redes sociales están particularmente captando la atención de audiencias jóvenes.

Tanto los grupos de inteligencia como los oficiales tienen sentimientos mezclados en torno a la existencia de estas páginas. Por una parte, reconocen el potencial de que crezcan movimientos violentos. Por la otra, los sitios permiten que los oficiales rastreen y atrapen a los ejecutores de los planes. El ministro del Interior alemán, Hans-Peter Friedrich, dijo a los medios locales que está más preocupado sobre los extremistas que se radicalizan en secreto.

La mayoría concuerda en que los criminales más violentos no dan datos sobre sus actos mortales y que algunas veces es más difícil saber cuando una persona sólo está alardeando o cuando realmente sus actividades online sugieren que pueden convertirse en asesinos.

Lo que es innegable es que el poder del social media atrae a la gente que tienen los mismos gustos y los mismos puntos de vista.

“50 años atrás, si creías que la Tierra estaba sobrepoblada por espías de Júpiter, te habría tomado cierto tiempo el encontrar a alguien que pensara lo mismo que tú”, aseguró Bob Ayers, un exfuncionario de inteligencia americano que ahora vive en Londres. Los sitios de social networking han cambiado la matemática de las cosas, y con ese cambio vienen pro y contras.

Muchos de los correos electrónicos a los que Breivik envió su manifiesto de 1.516 páginas horas antes de la explosión, coincidían con perfiles de Facebook de personas que mostraban símbolos neo-nazis o ultra-nacionalistas.

El Partido Nacional Británico, el cual ganó su primer puesto en el Parlamento europeo el año pasado, recientemente impulsó a sus miembros a usar las redes sociales. Incluso sugirió que los seguidores usen hashtags como “nacionalista” y BNP, ténicas que son utilizadas para captar más seguidores respecto al tema.

“El social networking es una forma importante de mantener el contacto con el Partido y de hacer pequeñas acciones para promover nuestra pelea por nuestra identidad y nuestra cultura”, asegura el partido en su sitio web.

El grupo también recomienda a sus partidarios colocar post pro-nacionalistas en Facebook para inspirar a que sus amigos hagan lo propio.

Algunos analistas advierten que aunque está claro que las redes sociales tienen un rol importante en reforzar el sentido de la identidad de la extrema derecha, creen que es demasiado pronto para determinar cuánto hacen los servicios de Facebook y Twitter para colaborar con la violencia extrema.

“El hecho de que tengamos más blogs, más foros, etc, no significa que tenemos un mayor riesgo de terrorismo”, aseveró Matthew Goodwin, político que recientemente publicó un libro sobre la extrema derecha en el Reino Unido. “Incluso si sostienen puntos de vista radical y extremo, no quiere decir que son pro-violencia”.

Por su parte Facebook asegura que hacen fiscalizaciones al sitio y que actúan cuando individuales o grupos llaman a la violencia o al odio.

“Facebook tiene un grupo de profesionales que remueven el contenido que viola nuestras políticas, las cuales incluyen llamados de odio, amenazas, desnudez o pornografía”, indicó el vocero de la empresa, Andrew Noyes.

Hay que destacar que la definición del discurso de odio también varía de país en país. En Estados Unidos este tema está contemplado en la Primera Enmienda. Negar el holocausto, es, por ejemplo, ilegal en muchas naciones de Europa, pero no en Norteamérica. Las leyes americanas también protegen a las compañías de Internet de ser acusadas por sus contenidos.

Pero, el servicio de contrainteligencia de la República Checa llama a Internet como la herramienta número 1 de propaganda extremista, en su reporte sobre el terrorismo publicado el año pasado.

“Hay un incremento significativo en las actividades de extrema derecha a través de los sitios de redes sociales, especialmente en Facebook. En relación a esto, un fenómeno relativamente nuevo ha aparecido con grupos que se unen con los extremistas…como consecuencia, las visiones extremistas se están volviendo popular y se están expandiendo en la población”.

Alemania ve la amenaza de la misma forma. “El uso de Internet se ha convertido en una herramienta para los alemanes de extrema derecha que quieren hacer crecer su ideología, haciendo actividades, promoviendo campañas y otros eventos”, explicó la Agencia de Inteligencia Alemana es su último reporte publicado a comienzos de este mes.

Lennon, mientras tanto, se encuentra a sí mismo compartiendo más tiempo en el mundo de extrema derecha virtual. El recién casado de 28 años de edad, a quien le falta un puñado de dientes, tiene prohibido acercarse a cualquier lugar donde haya protesas. Repitió que su grupo está creciendo, incluso más allá de las redes sociales. “Seguiremos diciéndole a la gente el porqué de la existencia de la liga. No necesitamos más sitios como Facebook. Ya construimos nuestra red y está creciendo”, concluyó.

Traducido por María Gabriela Aguzzi V. @GAbAguzzi – gaguzzi@noticiasmontreal.com

Texto original: The Huffington Post