Martes, 14 de Junio de 2011

Las escuelas anglófonas sufren más por crisis educacional

Publicado en:
Ciudad
Por:
Temas:

En los últimos siete años un total de 156 escuelas han cerrado a lo largo de Quebec, mientras que apenas 21 nuevas se han creado.

Entre todos estos, los colegios de habla inglesa han sido los más golpeados.

“Un colegio que cierra es como la última luz que se apaga en una casa”, dice Josée Bouchard, presidenta de la Federación de Comisiones Escolares de Quebec, quien remarca que cerrar un colegio es la última medida que se toma una vez empieza a bajar la clientela.

Para el año escolar 1009-2010 se cerraron siete colegios, dos de los cuales eran de lengua inglesa.

En los años 70 la población estudiantil anglófona en la región alcanzaba un promedio de 250.000 estudiantes. Para 2009 no llegaba a los 93.000, según cifras del Ministerio de Educación.

El director general de la Asociación de Comisiones Escolares Anglófonas de Quebec, David Birnbaum, señala que muchos colegios buscan sobresalir ofreciendo servicios de todo tipo, tratando de destacar por la creatividad de los mismos, siendo así atractivos para los padres.

Pero mantener estos servicios se hace cada vez más difícil, sobre todo a la hora de conseguir personal. “No estamos tan lejos de una crisis también en cuanto a logopedas y sicólogos. La ausencia de estos profesionales es muy elevada, sobre todo en las regiones fuera de las grandes ciudades”, señala Birnbaum.

El Ministerio de Educación financia las escuelas dependiendo del número de estudiantes. Aquellos con menos de 100 niños tendrán menos recursos, pero deberán ofrecer los mismos servicios que aquellos con más fondos.

Otro de los factores que ha golpeado a las escuelas de habla inglesa es la Ley 101, que obliga a los inmigrantes a enviar a sus hijos a colegios en francés. Esto, junto a una baja tasa de natalidad y la poca concurrencia de colegios privados, dejan en mala posición a las escuelas anglófonas.

Lo más difícil es que la calidad de los servicios educativos y complementarios va a sufrir si no hay una consolidación de la educación. Siempre hay un precio a pagar cuando se cierra una escuela”, apunta Birnbaum.

Las previsiones dejan creer que el número de estudiantes se va a estabilizar en el futuro. A inicios del 2000 la situación parecía peor, por lo que el gobierno puso en práctica el plan de ayuda a escuelas pequeñas.

Para 2010-2011 715 de los 2886 colegios ubicados en Quebec tienen menos de 100 estudiantes. “Esta inversión del gobierno para financiar las escuelas ha sido saludable. Ayuda y obliga a los distintos actores a discutir y mejorarse con el fin de mantener sus escuelas”, concluye la presidenta de la Federación de Comisiones Escolares de Quebec, Josée Bouchard.

Fuente: La Presse