Domingo, 5 de Mayo de 2013

La izquierda peruana pierde uno de sus adalides: Javier Diez Canseco

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

javier-diez-canseco-2

La noticia sobrevino avanzada la noche de ayer y de inmediato conmovió los medios políticos peruanos. Los periódicos presurosos empezaron a preparar sus reportajes y a titular con la triste noticia: Murió Javier Diez Canseco.

Diez Canseco fallece a una edad aún inesperada, 65 años.  Un súbito cáncer al páncreas lo consumió en pocos meses. Se desempeñaba como miembro del Congreso Nacional por el partido Socialista del Perú, que se presentó apoyando la candidatura del actual presidente de la República, Ollanta Humala.

Curiosamente el legislador al sobrevenir su muerte estaba suspendido de su cargo de congresista por 90 días, debido a una cesura propuesta por la banca opositora, por un proyecto de ley presentado al Congreso donde supuestamente favorecía a su ex esposa e hija. Decisión que el Poder Judicial había anulado.

Es por ellos que la familia, declaró hace poco, que el cuerpo de Diez Canseco no ingresará al Congreso para los honores correspondientes, sino que solo pasará delante del mismo.

En estos momentos los restos del político peruano están siendo velados en la Casona histórica de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos en Lima,en donde Diez Canseco estudió derecho. Aunque también estudió sociología en la PUCP, esto es la Pontificia Universidad Católica del Perú.

Javier Diez Canseco era uno de esos políticos latinoamericanos que siendo de familias adineradas abrazaron la causas revolucionarias de inspiración marxista. En otros términos fue un burgués convertido a izquierdista. Esto fue objeto de no pocos comentarios incómodos entre sus amigos, sobre todo en una época más joven.

Con el tiempo amigos y enemigos se dieron cuenta del talante auténtico, del izquierdista venido de la burguesía. Siempre defendió sus ideas en todos los terrenos. Sin embargo, en la década del 2000, bajó un grado su perspectiva de vida. Abandonó el marxismo y se volvió “socialista”, probablemente al estilo de los que llamamos socialdemócratas. Creó el Partido Socialista en el 2006 y se presentó como candidato a la presidencia peruana. Pero el resultado fue desastroso, apenas captó el 0,5 % del electorado.

Javier Diez Canseco “cariñosamente” era llamado “el cojo” por sus amigos más cercanos, debido a las secuelas que dejó en él una poliomielitis que lo atacó de niño. Término que no se le permitía sus adversarios.

Javier Diez Canseco pertenecía a esa generación de líderes izquierdistas que empiezan a envejecer. Entre ellos sus amigos de la Católica, con quienes publicaban la revista literaria “El Gallito Ciego”, Mirko Lauer Holoubek, conocido escritor, poeta y miembro del directorio del Diario La República; Abelardo Sánchez León (el popular Babalo), tan escritor y poeta, como ferviente cronista deportivo.

A sus amigos del movimiento político radical  Vanguardia Revolucionaria, Ricardo Letts Colmenares, (ingeniero agrónomo y periodista que participó activamente en la Reforma Agraria), Edmundo Murrugarra, el antropólogo Humberto Rodríguez Pastor y Fernando Rospigliosi (ministro del Interior  durante el gobierno de Alejandro Toledo), entre otros.

Javier Diez Canseco también sufrió los embates del exilio. En los años 70 fue expulsado a Argentina por el gobierno de Morales Bermúdez en un hecho aún no esclarecido, ya que se presume que fue en el marco de la tenebrosa Operación Cóndor, una alianza con los militares que gobernaban en la época Argentina. En muchos casos estos “enviados” literalmente desaparecían o aparecían muertos en enfrentamientos con tropas argentinas.

Los restos de Javier Diez Canseco serán inhumados el próximo martes en Lima.

Foto: Arturocorcuera.lamula.pe