Miércoles, 15 de Mayo de 2013

Descubren en la mina Timmins de Ontario el agua más antigua del mundo

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

Agua antigua Canada

El agua hallada en una reserva aislada y profunda, en Timmins, Ontario, ha estado en el lugar por entre 1,5 mil millones y 2,64 mil millones de años -desde tiempos en los que se dio la þrimera vida multicelular en el planeta-, de acuerdo con científicos canadienses y británicos.

El agua que hay en perforaciones ubicadas a 2,4 km de la superficie en esta mina de zinc y cobre es más antigua que cualquier otra hallada hasta ahora. Es rica en gases disueltos como hidrógeno y metano, según indicaron los científicos en un reporte publicado este miércoles, en línea, en Nature.

“De lo que podemos estar seguros es de que hemos identificado una manera en cómo los planetas pueden crear y preservar un ambiente amigable para la vida microorgánica por miles de millones de años”, dijo en un comunicado Greg Holland, geoquímico de la Universidad Lancaster, quien lideró el estudio.

Algunos miembros del equipo están haciendo pruebas al agua para ver si contiene vida microorgánica. Si existe, esos microbios pueden haber sido aislados del sol y de la superficie de la Tierra desde hace miles de millones de años y pueden revelar cómo evolucionaron en el aislamiento.

Microbios que han sido aislados por decenas de millones de años han sido encontrados en aguas con similar composición química en minas de oro de Suráfrica, destacaron los especialistas.

Los investigadores estimaron la antigüedad del agua sobre la base del análisis del xenón (gas disuelto) hallado en ella, reseña CBC.

Como muchos otros elementos, el xenón viene en formas con diferentes masas, conocidas como isótopos.

El agua en la mina Timmins contiene una cantidad no regular de isótopos ligeros de xenón.

Este estudio estuvo financiado por becas del Natural Sciences and Enginering Research Council of Canada, programas del Canada Research Chairs, el Natural Environment Research Council en el Reino Unido y el Deep Carbon Observatory.

Foto: J. Telling vía CBC