in

El pleito entre la Universidad Católica del Perú y el Vaticano, ¿Llegará la sangre al río?

Lima, Perû,

Lima, Perû,

Un viejo y recurrente pleito entre la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) y la Santa Sede de la Iglesia Católica, o se el Vaticano, se ha reavivado últimamente con ocasión de un ultimátum que le ha dado a la Universidad el secretario de Estado de la Santa Sede, Tarcisio Bertone.

El ultimátum reza de la siguiente manera:

“El Eminentísimo Secretario de Estado (Bertone) ha notificado al Doctor Rubio Correa la petición de la Santa Sede de que los Estatutos de la PUCP sean regularizados cuanto antes, adecuándolos a la Constitución Apostólica Ex Corde Ecclesiae, para el bien de la misma PUCP y de la Iglesia en Perú. Dada la importancia evidente de salvaguardar la identidad católica de la Universidad, el Eminentísimo Secretario de Estado ha pedido consiguientemente que las Autoridades académicas competentes presenten, antes del próximo 8 de abril, domingo de Pascua, los Estatutos con las enmiendas indicadas a la Universidad el 16 de Julio de 2011, para su aprobación.” (El Comercio, 21/02/2012)

Por su parte la PUCP, respondió enseguida, señalando que la dicha carta no menciona la decisión de la Asamblea Universitaria, celebrada el 23 de septiembre del 2011, que rechazó implementar en sus reglamentos las modificaciones exigidas por el Vaticano. Además, indicaron, que “nuestra universidad se rige por la Constitución Política del Perú, su legislación y los Estatutos de la casa de estudios».

El pelito en cuestión data prácticamente desde la fundación de la Pontificia Universidad Católica del Perú, en marzo de 1917. En este diferendo hay un elemento importante a destacar, que es la propiedad de los bienes de la institución. Bienes constituidos básicamente por el legado que de buena fe les hizo José de la Riva Agüero y Osuma, un gran político, historiador y ensayista peruano, nacido en 1885 y fallecido en octubre de 1944. Al momento de morir Riva Agüero, no tenía familia y decidió regalar su fortuna a la PUCP.

El legado y la administración de esa fortuna, inicialmente manejada por el Vaticano, debido a su presencia más directa en la universidad que ahora, ha sido objeto a lo largo de los años de múltiples expedientes que van y vienen de distintas instancias judiciales del país, en reclamaciones mutuas que parecieran no tener fin.

Y la verdad es que en este punto, nadie entiende porque se producen las reclamaciones y para qué, cuando en el fondo pareciera todo muy sencillo. José de la Riva Agüero, simple y llanamente cedió su fortuna a una institución que se llama hoy en día la Pontifica Universidad Católica del Perú.

¿Por qué lo hizo? Es probable que su formación católica y su temor al pensamiento liberal y al surgimiento del ateísmo que por entonces empezó a ponerse en boga lo hayan hecho decidir por la Universidad Católica, ante que por la Universidad de San Marcos, en donde se formó, y que era la otra opción que manejaba.

De todas maneras esto es historia y lo que se hizo se hizo.

Víctor Hugo Ortiz – Noticias Montreal

Foto: elcomercio.pe

Autor: Víctor Hugo Ortiz

Economista de formación y periodista de vocación. Estudió en Chile, Perú y Venezuela. Trabajó en los periódicos La Gaceta y La Industria de Perú y colaboró para los diarios La Prensa de Perú y el diario El Nacional de Venezuela. Tiene una larga experiencia como empresario y administrador. Ha sido testigo y muchas veces actor de los grandes cambios políticos y sociales que han ocurrido en Latinoamérica. Vive en Montreal desde el año 2004 y es cofundador de NM.

Dolar Americano Dolar Canadiense

EEUU: condado de Erie rompió récord en impuestos sobre la venta gracias a compradores canadienses

Cabane à Sucre inician la temporada más temprano debido al ligero invierno

Invierno clemente: arces comienzan a dar savia para el «sirop d’érable» dos semanas antes