in

El Duque de Palma, Iñaki Urdangarín, en el banquillo de los acusados

Urdangarín frente a la justicia

Urdangarín frente a la justicia

Iñaki Urdangarín, miembro de la realeza española por su casamiento con la Infanta Cristina, declaró esta mañana más de tres horas y después de almorzar se reintegró  una segunda sesión de interrogatorios.

Urdangarín fue llevado ante la justicia española acusado de desviar fondos públicos para fines personales, a través de la empresa Nóos.

Abc.es

El Duque de Palma, Iñaki Urdangarín, ha regresado a los juzgados para seguir prestando declaración, en una sesión en la que se ha descubierto una segunda trama de empresas en el caso Noos destinadas a evadir dinero al extranjero, en concreto, a Belice.

Al parecer, esta segunda estructura societaria para sacar dinero fuera de España fue diseñada, de nuevo, por el abogado de Barcelona que ya está imputado, Salvador Trinxet, a petición del socio de Urdangarín, Diego Torres. Sólo estuvo en funcionamiento durante unos meses y, como en el caso de la primera trama, su objetivo era que el dinero llegase a una empresa de Londres llamada Vikram, que es matriz de otra ubicada en Belice.

Durante el testimonio de por la tarde, tras el receso para comer, Urdangarín –que ha dado buena muestras de haberse preparado a conciencia el interrogatorio, sin que en ningún momento se haya salido del guión previamente trazado– sólo ha reconocido tener relación con dos sociedades de la trama del caso. Con una que se llama Noos Consultoría Estrategias S.L., que comparte con Diego Torres, y con la empresa Aizoon, que tiene a medias con su mujer.

Sin embargo, de esta última el Duque de Palma ha desvinculado por completo a la Infanta Doña Cristina, de quien asegura que sólo tiene un papel testimonial.

Urdangarín se ha desvinculado del resto de empresas implicadas en el caso Noos y ha asegurado que ni siquiera las conoce.

Interrogatorio al detalle

Se espera que Urdangarín prosiga prestando declaración durante varias horas más y que, incluso, el interrogatorio se reanude mañana por la mañana, debido a que el juez que instruye el caso, José Castro, está llendo al detalle

Urdangarín, que está contestando a todas las cuestiones planteadas por Castro, ha reconocido esta mañana que el Rey Juan Carlos le pidió en 2006 que dejara sus actividades profesionales relacionadas con el sector público, según han informado fuentes jurídicas.

Además, el Duque de Palma ha descargado toda la responsabilidad del caso sobre su exsocio, Diego Torres, principalmente en lo que se refiere a los pagos a las sociedades vinculados a ambos, al defender que él no adoptaba resoluciones en materia de contratación. Es más, ha asegurado desconocer los aspectos que rodeaban a las facturas que se le han ido exhibiendo durante su comparecencia ante el juez.

Urdangarín ha reconocido, además, que se reunió en Marivent, en 2003, con el expresidente del Gobierno balear, Jaume Matas, y el exdirector general de Deportes José Luis ‘Pepote’ Ballester, a fin de negociar la posibilidad de que el Ejecutivo autonómico patrocinase el equipo ciclista Banesto, que tras esta operación adoptaría el nombre Illes Balears-Banesto.

Urdangarín, «tranquilo»

Durante las primeras horas de su declaración como imputado ante el juez del caso Palma Arena, Urdangarin ha respondido a preguntas del magistrado relacionadas con las diversas sociedades con las que estuvo relacionado y que sirvieron supuestamente para desviar dinero público a través del Instituto Nóos, que presidió de 2004 a 2006.

El duque de Palma se ha mostrado «muy tranquilo» en su declaración judicial que ha iniciado esta mañana ante el juez, a quien ha contestado todas las preguntas que le ha formulado. Alrededor de las dos de la tarde, el Duque de Palma abandonaba dependencias judiciales, en cuyo interior ya se encuentra prestando de nuevo declaración.

El juez que instruye el caso ha sido ovacionado

A su salida de los juzgados, Iñaki Urdangarín se ha topado con un centenar de personas que, dispuestas tras una valla de protección, han gritado casi al unísono la palabra «justicia». No se han registrado incidentes violentos en la operación de salida, que se ha realizado de forma rápida, en apenas unos minutos. El duque de Palma ha realizado a pie la rampa de acceso a los juzgados, para entrar finalmente en un coche Opel Zafira, situado en la calle Parellades y escoltado por efectivos policiales.

El juez que instruye el caso Nóos, José Castro,ha sido literalmente asediado por los medios de comunicación, al tiempo que ha sido ovacionado por el público.

Los primeros manifestantes, convocados por la organización independentista Maulets, los Joves d’Esquerra Unida, Unidad Cívica por la República(UCxR) y la asamblea de estudiantes de la UIB, fueron a medida que pasaba la mañana abandonado la zona. Al mediodía, la mayoría de personas que protestaban contra el Duque de Palma eran de edad madura, desplazando a los jóvenes. Algunos repitieron consignas como «Iñaki tiene miedo» o «lo llaman justicia y no lo es». Un hombre gritó reiteradamente: «Urdangarin, no engañes al juez, que igual se lo cree» o «devuelve el dinero».

Foto: Pantalla video

Homs

Siria: más de 200 personas permanecen escondidas en un búnker

Anonymous da un plazo de siete días al ministro de seguridad Pública de Canadá Vic Toews

Anonymous da un plazo al ministro Vic Toews para que elimine la ley de vigilancia en internet