in

Obama propone a Rusia mayores reducciones de las armas nucleares

El presidente Barack Obama, quien se encuentra en estos momentos en Seúl para la II Cumbre sobre Seguridad Nuclear, dijo hoy que «podemos mantener nuestro poder de disuasión y al mismo tiempo continuar mayores reducciones» de armas nucleares. Se refería a la propuesta que le ha planteado a Rusia en el sentido de ir más allá, reduciendo las armas tácticas y las cabezas nucleares de reserva.

Estados Unidos y Rusia firmaron en el 2010 el tratado START, pero este comprende la reducción de las cabezas nucleares estratégicas y no las tácticas ni las de reservas, como las propone ahora Obama. Difícil tarea la de los juegos de la guerra.

El País

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha propuesto hoy a Rusia nuevas reducciones de los arsenales nucleares que incluyan áreas que hasta entonces nunca habían sido incluidas en las negociaciones, como las armas tácticas o las cabezas nucleares de reserva. Obama ha esbozado su propuesta en un discurso pronunciado en la Universidad Hankuk de Estudios Extranjeros en Seúl antes del comienzo de la II Cumbre sobre Seguridad Nuclear, que busca garantizar la seguridad de los materiales e instalaciones nucleares en todo el mundo para reducir la amenaza de terrorismo nuclear.

«Podemos mantener nuestro poder de disuasión y al mismo tiempo continuar mayores reducciones» de armamento nuclear, señaló Obama en su discurso. «Tenemos más armas nucleares de las que necesitamos», indicó el mandatario, al recordar que una vez se haya cumplido por completo el nuevo tratado START de desarme nuclear con Rusia, EE UU aún tendrá más de 1.500 armas nucleares desplegadas y en torno a las 5.000 cabezas atómicas si se consideran también las almacenadas.

«Creo firmemente que podemos garantizar la seguridad de EE UU y nuestros aliados, mantener una fuerte capacidad disuasoria contra cualquier amenaza y seguir continuando en la reducción de nuestro arsenal nuclear».

Por ello, agregó, «seguiremos buscando conversaciones con Rusia sobre un paso que nunca hemos emprendido antes: reducir no solo cabezas nucleares estratégicas, sino también armas tácticas y cabezas de reserva». Obama aseguró que pondrá el tema sobre la mesa cuando se reúna con el presidente electo ruso, Vladímir Putin, el próximo mes de mayo.

El presidente estadounidense también se refirió a los sistemas de defensa antimisiles, que han causado fuertes tensiones entre Washington y Moscú en los últimos años. Estos, agregó Obama, deberían ser «un área de cooperación, no de tensión».

«Creo que, si colaboramos, podemos continuar logrando progresos y reducir nuestros arsenales nucleares», insistió, antes de matizar que, en cualquier caso, los avances se producirán en consultas con los aliados estadounidenses. «La seguridad y la defensa de nuestros aliados en Europa y Asia es innegociable», destacó el presidente estadounidense.

Obama tiene previsto reunirse con Putin en mayo durante la cumbre del G8 que se celebrará en Camp David, la residencia de descanso presidencial en las montañas del Estado de Maryland.

Ambos países suscribieron en abril de 2010 en Praga el nuevo tratado START de reducción de armamento nuclear, que el Congreso de EE UU ratificó en diciembre de ese año.

Obama, y el jefe de Estado saliente ruso, Dmitri Medvédev, reconocieron hoy diferencias y tensiones en las relaciones entre los dos países, entre ellas en torno a Siria o la defensa antimisiles, pero prometieron que continuará la colaboración. Ambos líderes se reunieron hoy por espacio de noventa minutos, más del tiempo previsto.

Posteriormente, el mandatario estadounidense se ha reunido con su homólogo chino, Hu Jintao, al que urgió a ejercer presión sobre Corea del Norte para que se relaje la tensión en la península coreana.

Tensión con Pyongyang

Antes de pronunciar su discurso en la Universidad Hankuk de Seúl, Barack Obama se acercó este domingo a la franja desmilitarizada de 4 kilómetros que divide de parte a parte la península coreana como una cicatriz para observar, a través de unos prismáticos, la última frontera de la Guerra Fría.

El régimen de Pyongyang acaba de anunciar que a mediados de abril lanzará un satélite al espacio para conmemorar el centenario del nacimiento del padre de la patria y fundador de la dinastía, Kim Il-sung. Los países vecinos, y también EE UU, creen que el lanzamiento disfraza en realidad la prueba de un misil de largo alcance capaz de transportar cabezas atómicas.

Se trata de un jarro de agua fría después de que, el 29 de febrero, Washington y Pyongyang anunciaran un acuerdo por el que el segundo se comprometía a aceptar una moratoria de su programa nuclear a cambio de la entrega de 240.000 toneladas de alimentos.

En una rueda de prensa con el presidente surcoreano, Lee Myung Bak, Obama ha advertido de que será “muy difícil” mantener esta ayuda si Corea del Norte se empecina en incumplir sus compromisos y violar las resoluciones de Naciones Unidas. “No podemos recompensar el mal comportamiento”, subrayó, tras señalar que este camino llevará a Corea del Norte a un mayor aislamiento internacional y amenazar con nuevas sanciones.

Foto: elpaís.com

Joven tibetano se quemó a lo bonzo en una calle de Nueva Delhi

Ira al volante en Brasil, video viral en YouTube sobre mujer al volante en Brasil

Ira al volante en Brasil