in

«Ya no necesitamos su dinero»: ese fue el mensaje de Dilma Rousseff a Angela Merkel

Siempre se ha dicho que Dilma Rousseff es una extensión del brazo de Lula da Silva en el gobierno de Brasil. Pero sus acciones desde que comenzó a gobernar hace 15 meses no han demostrado ser así.

La presidenta dijo en una entrevista que no quiere que Brasil siga siendo un país de refugio de capital especulativo, en busca de tasas elevadas. Esto marca una diferencia con Lula en sus relaciones con los países ricos. Dilma les dice «ya no necesitamos su dinero», y así se lo hizo saber a Angela Merkel.

Reporte de DPA:

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, aseguró que la situación actual del país le permite decirle a los países ricos que no quiere su dinero.

«Brasil está en una situación ahora en la que podemos decirle a los países ricos que no queremos su dinero«, dijo Rousseff en declaraciones que divulga hoy la revista semanal «Veja».

La mandataria del Partido de los Trabajadores (PT) dijo que ése fue el planteo que le hizo a la canciller alemana, Ángela Merkel, durante la visita al país europeo que realizó hace dos semanas.

«Quise dejar claro que Brasil no quiere más ser visto como destinatario de capital especulativo o solamente como mercado consumidor de los productos que ellos exportan», precisó Rousseff.

Negó asimismo versiones de prensa que sugirieron en su momento que durante su estadía en el país germano intentó «darle lecciones a Alemania«. «No hubo nada de eso», aseveró.

Rousseff manifestó su desacuerdo con la visión del presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, quien considera que hay que «poner a funcionar la maquinita de hacer dinero» para superar la crisis económica.

«Cuando el compañero Mario Draghi dice ‘vamos a poner la maquinita de hacer dinero a trabajar’ está inundando los mercados con dinero. Brasil no puede quedar paralizado ante eso. Tenemos que reaccionar, lo que es muy diferente al proteccionismo», aclaró.

La aclaración se refiere a sus propias declaraciones en Alemania, en las que criticó el «tsunami monetario» desatado por los países desarrollados contra la crisis, originado con la inyección en el sector bancario, por parte del BCE, de algo más de un billón de euros desde diciembre.

En opinión de Rousseff, la expansión de la masa monetaria lleva «a la devaluación artificial«, lo que la convierte en «una forma de proteccionismo».

En relación al intercambio comercial con China, Rousseff afirmó que el país asiático podrá pasar de ser una amenaza para Brasil, para convertirse en oportunidades de mercado para los productos industriales brasileños.

«Los líderes de China no ocultan que no pueden seguir siendo negligentes con el mercado consumidor interno. Ellos están cambiando su foco aceleradamente para atender las demandas de su mercado interno. De (ser una) amenaza, China puede convertirse en oportunidad de mercado para las exportaciones brasileñas de manufacturados», evaluó.

En otro orden, la presidenta se refirió al legado que pretende dejar cuando concluya su gobierno, y que está vinculado a la transparencia estatal.

«Durante el tiempo en que ostentaré la Presidencia haré mi parte, que es dotar al Estado de procesos transparentes en el que las mejores prácticas sean identificadas, premiadas y adoptadas más ampliamente. Ese será mi legado. Nuestro compromiso es con la eficiencia, la meritocracia y el profesionalismo», subrayó.

Foto:  noticias.terra.es

Nuevo disco de The Smashing Pumpkins, Oceania, música

The Smashing Pumpkins lanzará su nuevo álbum, Oceania, el próximo 18 de junio

Tumblr llegó a 20 millardos de post

Tumblr llegó a 20 mil millones de post publicados desde su creación