in

Independentistas tuareg anuncian la toma de Kidal, al norte de Malí

Una de las razones que arguyeron los que dieron el golpe militar en Malí fue para impedir el avance de los separatistas tuareg en el norte del país. A pesar de ello, no pudieron impedir que la bandera de Azawad, símbolo de los separatistas tuareg, ondee hoy en día en la ciudad de Kidal, según lo anunciaron los propios independentistas. El gobierno de facto estaría preparando una ofensiva militar para reconquistar esa parte del territorio.

Por otro lado, la junta militar recibió un ultimátum de 72 horas, de los países vecinos de Malí para entregar el poder o convocar a elecciones inmediatamente, de lo contrario le aplicarían un bloqueo económico y financiero.

El País

Los independentistas tuareg han anunciado la conquista de la ciudad de Kidal, al norte de Malí. «La bandera de Azawad (norte de Mali) ha sido izada en todos los rincones de la ciudad de Kidal después de su completa liberación», aseguró el Movimiento Nacional para la Liberación de Azawad (MNLA) en un breve comunicado difundido en su página web, informa Efe desde Bamako. Horas antes, militares habían reconocido la pérdida de las bases militares de esta ciudad a manos de este grupo que se levantó en armas en enero para exigir la autodeterminación del norte del país.

Según dijo a Efe una fuente de la junta golpista que la semana pasada al presidente Amadu Tumani Turé, las nuevas autoridades están preparando una respuesta militar contra el MNLA.

La víspera de la toma de Kidal, los países vecinos de Malí dieron un ultimátum de 72 horas, que vencerá el lunes, al capitán golpista Amadou Haya Sanogo para que deje el poder en manos de civiles si no quiere enfrentarse al veto de su comercio en las fronteras, al aislamiento internacional y a que le congelen la financiación del Banco Central regional.

La amenaza de imponer a Malí un embargo financiero y diplomático llegó tras la reunión que celebraron en Costa de Marfil los países de la Comunidad Económica de Estados del África Occidental (CEDEAO).

La reunión se tuvo que celebrar en Abiyán después de que una delegación de cinco líderes de países vecinos prevista en la capital maliense, Bamako, tuviera que ser suspendida porque una manifestación de los partidarios de los golpistas ocupaba el aeropuerto.

La delegación, encabezada por el actual presidente en ejercicio de la CEDEAO, el mandatario marfileño Alassane Ouattara, era reunirse con los miembros de la junta militar que tomó el poder el pasado 22 de marzo, y en especial con su líder, el capitán Amadou Sanogo.

La CEDEAO anunció en un comunicado un «plazo máximo» de 72 horas a la junta militar “a más tardar”, que se cumplirá el próximo lunes, para restaurar el orden constitucional y devolver al poder al presidente legítimo de Malí, Amadou Toumani Touré.

El domingo, el jefe de la junta militar golpista se dirigió por televisión al país pero sin precisar si iba a devolver el poder a un Gobierno civil y sin poner nueva fecha a los comicios.

Si el capitán golpista y los suyos incumplen las exigencias de sus países vecinos, la comunidad económica de países africanos impondrá «un embargo diplomático y financiero«, según explicó el presidente de la Comisión de la CEDEAO, Kadré Désiré Ouédraogo, citado por los diversos medios internacionales. El embargo incluiría una prohibición de los desplazamientos para los miembros de la junta militar y una congelación de los activos de que dispongan en la región.

Al encuentro de urgencia donde se decidió el ultimátum, que se celebró en el aeropuerto de Abiyán, asistieron el marfileño Ouattara y los presidentes de Burkina Fasso, Blaise Compaoré (mediador personal en la crisis); de Benín, Thomas Boni Yayi; de Liberia, Ellen Johnson Sirleaf; y de Níger, Mahamadou Issoufou.

Fotos: elpaís.com

Corea del Norte desafía la Cumbre Nuclear: lanzó dos misiles de corto alcance

Puente Champlain. Gobierno se compromete a construcción del nuevo puente Champlain

Presupuesto Federal prevé $5 millardos para reemplazar el puente Champlain de Montreal