in

Los islamistas detenidos en Francia planeaban secuestrar a un magistrado judío

Según lo confirmó el propio Nicolas Sarkozy, los islamistas arrestados en Francia, el pasado viernes, tenían planes de secuestrar a un magistrado judío de la región de Lyon. El grupo en cuestión pertenece a la rama salafista, reunidos en torno a la agrupación Forssane Alizza. Sarkozy anunció nuevas detenciones y la aplicación de una política de «tolerancia cero» frente a estos grupos.

El Mundo.es

Los islamistas radicales detenidos y bajo custodia policial en Francia -entre ellos el líder del grupo salafista Forsane Alizza– tenían previsto realizar varios secuestros.

Entre sus ‘objetivos’ se encontraba un juez de Lyon, según han informado fuentes próximas a la investigación, que han detallado que el magistrado tiene origen judío.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha anunciado que en las próximas semanas se llevarán a cabo nuevas operaciones como la realizada el pasado viernes contra grupos de integristas islámicos radicales y se les aplicará la regla de la «tolerancia cero».

Sarkozy, en una entrevista a la cadena de televisión Canal Plus, reconoció implícitamente que algunos de los arrestados, del grupo islamista Forsane Alizza, podrían haber estado preparando el secuestro de un magistrado judío en la región de Lyon, confirmando así la información anteriormente apuntada.

Garantizar la ‘seguridad de los franceses’

«En las próximas semanas, continuaremos este trabajo absolutamente sistemático, que consiste en garantizar la seguridad de los franceses«, añadió el jefe del Estado, candidato a su reelección en las elecciones que se celebrarán el 22 de abril para la primera vuelta y el 6 de mayo para la segunda.

Puso el acento en que «después del drama de Toulouse», en alusión a las matanzas en esa ciudad y en Montauban atribuidas al asesino confeso Mohamed Merah, todos los imanes extranjeros que hagan discursos de odio, de apología del terrorismo o de la discriminación «serán expulsados«, como ya se ha hecho con cinco de ellos.

«Es una regla que ahora no tendrá ninguna excepción», porque aunque en democracia hay que respetar los discursos, «hay palabras que no son opiniones, que son simplemente injurias», argumentó Sarkozy.

Contra ellos, concluyó, «hemos decidido que habrá tolerancia cero».

Foto: elmundo.es

Auditor General de Canadá - Michael Ferguson

Reporte del Auditor General critica al Departamento de Defensa por manejo del programa de aviones F-35

Gráfico de Jurre Hermans, holandés con mención especial en el Wolfson Economics Prize

Niño de 11 años da una solución para la crisis de deuda Grecia e involucra a una pizza gigante