in

Gobierno chino bloqueó el «reality show» del artista disidente Ai Weiwei

Ai Weiwei es un artista que difiere del gobierno chino en casi todo, en consecuencia es un enemigo del régimen y es tratado como tal, apresándolo.

Desde hace un año se encuentra en arresto domiciliario y vigilado por la policía. Frente a esto no se le ocurrió otra cosa que instalar cámaras en su domicilio y conectarse a internet como una especie de reality show, donde se lo ve realizando diversas actividades.

La idea enseguida gozó de una rápida popularidad. Pero duró poco, el régimen ya cortó la conexión a internet.

Reporte de Abc.es

A medio camino entre el «Gran Hermano» de Orwell y «El show de Truman», la última ocurrencia del artista y disidente chino Ai Weiwei ha sido instalar en su casa cuatro cámaras conectadas a internet para que todo el mundo pueda ver lo que hace las 24 horas del día. Dichas «webcam» serán especialmente útiles para la Policía, que lo mantiene vigilado en su domicilio desde que, hace un año, fuera detenido por la presunta evasión de impuestos de su empresa, Beijing Fake Cultural Development, que en realidad dirige su esposa.

«Como en mi vida hay tanta vigilancia, incluyendo mi teléfono, mi ordenador y las cámaras frente a mi casa, me pregunté: ¿por qué no pongo yo algunas cámaras dentro para que todo el mundo pueda ver mis actividades? Espero que así la otra parte muestre algo de transparencia», explicó a la agencia France Presse refiriéndose al autoritario régimen chino.

Como en la magnífica película de Peter Weir que narraba la vida de un pobre diablo, interpretado por Jim Carrey, convertida en «culebrón televisivo», las ubicuas cámaras de Ai Weiwei han tenido tanto éxito entre los internautas chinos que han bloqueado su página web.

A sus 54 años, el famoso artista, hijo de un poeta represaliado durante la «Revolución Cultural», es una de las voces más críticas con el régimen chino. Desde que empezó a señalarse por sus críticas políticas y ácidos comentarios en Twitter, donde tiene más de 70.000 seguidores pese a la censura que bloquea esta red social junto a Facebook y YouTube, las autoridades no han parado de acosarlo. Hasta tal punto que llegó a anunciar su intención de emigrar a Alemania para continuar con su obra, donde destacan sus labores de asesoramiento artístico en el estadio olímpico «El Nido» de Pekín y su exposición con pipas de girasol en la Tate Modern Gallery de Londres.

Endurecimiento de la represión

En 2009 tuvo que ser operado de urgencia después de que la Policía le golpeara en la cabeza por denunciar el derrumbe masivo de escuelas en el terremoto de Sichuan por su construcción con materiales de mala calidad debido a la corrupción reinante. Su estudio de Shanghái fue demolido en diciembre de 2010 y en enero del año pasado se canceló su primera gran exposición en China. Hace un año, fue arrestado en el aeropuerto de Pekín cuando se disponía a tomar un vuelo a Hong Kong y pasó 81 días detenido y sin apenas contacto con su familia. Aunque las autoridades anunciaron en su día que Ai Weiwei confesó que había defraudado a Hacienda mientras estaba incomunicado y alejado de su abogado, él insiste en que su persecución legal se debe a sus críticas al Gobierno.

Alarmado por las revueltas a través de internet que sacudieron el año pasado a los países musulmanes, el régimen de Pekín ha endurecido la represión y lanzado un serio aviso a la disidencia poniendo en la diana a figuras tan prominentes como Ai Weiwei, a quien reclama una multa de 15 millones de yuanes (1,7 millones de euros) que el artista ha recaudado gracias a las donaciones de sus seguidores.

Foto: abc.es

Varios tornados arrasaron Dallas y Fort Worth en Texas

CBC Radio-Canada venderá sus oficinas de Montreal

Presupuesto 2012: CBC/Radio-Canada eliminará 650 empleos en un periodo de tres años