in

Contratos de Rogers son legalmente cuestionables según abogado experto

Rogers, contrato con Rogers, tv, cable, Internet de Rogers, Canada

Rogers, contrato con Rogers, tv, cable, Internet de Rogers, Canada

Algunas de las condiciones que Rogers Comunications impone a sus clientes en los contratos establecidos son legalmente cuestionables, de acuerdo con un experto de la Universidad de Ottawa.

Uno de los temas es la práctica de aumentar las tarifas del servicio para el Internet de alta velocidad, la telefonía domiciliaria y la televisión por cable, dejando a algunos clientes contratos establecidos en la posición de aceptar los nuevos precios o pagar altos fees para terminar los contratos.

Esta realidad “va más allá de la línea de lo que es legalmente permitido”, dice Anthony Daimsis, abogado que se especializa en leyes canadienses sobre contratos.

Dijo que en términos de protección al consumo, “simplemente no debería ser permitido. Es lo que llamaríamos en leyes un contrato impuesto”, informa The Huffington Post.

Rogers mantiene sus prácticas, diciendo a través de un comunicado, que “las previsiones  que nos permiten hacer cambios a nuestras tarifas en nuestro Términos de Servicio son justas para los consumidores, están claramente explicadas y aplican a toda la legislación de protección al consumidor”.

La empresa también explica que los clientes que firman un contrato tienen un precio garantizado durante la duración del contrato.

Pero los usuarios que tienen contratos establecidos con descuento están seguros de que verán los costos aumentar, si la tarifa general de Rogers les impone  nuevos precios  por un servicio particular que se vuelve más costoso.

Muchos clientes de esta empresa experimentaron un aumento reciente de 1 a 4 dólares mensuales por cada servicio al que están afiliados. Con el teléfono de casa, la TV de cable e Internet, el aumento podría llegar a 96 dólares por año.

El alza en el precio tiene molesta a gente como Barry Cook, quien recibió una carta por correspondencia diciendo que el precio de la tarifa de Internet de alta velocidad aumentaría 2 dólares por mes.

Cuando el joven, originario de Toronto, firmó su contrato de un año, le ofrecieron 30% de descuento. Allí llamó a la empresa para quejarse el incremento de los costos y le dijeron que tenía que pagar 180 dólares por la cancelación del servicio.

“Normalmente, cuando firmas un contrato, debes pagar un fee durante el contrato. Si ambas partes no son sujeto de las mismas reglas, están realmente perdido”, indicó.

Daimsis dijo que el problema con los contratos de largo plazo es que se suponen dan cierta certeza sobre los precios que los clientes deben pagar, pero esa certeza es destruida si Rogers puede cambiar sus tarifas. Y para colmo de males, los clientes –para nada felices- no pueden dejar el contrato sin cancelar altos montos.

Bell y Telus recientemente también subieron sus costos entre 1 y 5 dólares por mes, pero ambas compañías dijeron que no cobrarán por la cancelación de contratos como resultado del incremento.

Daimsis dijo que los contratos de Rogers podrían ser objetivo de una demanda legal, las cuales están diseñadas para “darle más poder al débil, en este caso, los clientes”.

Foto: María Gabriela Aguzzi V. – Noticias Montreal

Montreal newspapers front pages

Las portadas del día en Montreal: sábado 7 de abril de 2012

A pesar de la presencia de la ONU en territorio sirio el régimen provoca 89 muertos