in

Gobierno de facto de Malí cede y entregará el poder

El gobierno militar de Malí llegó a un acuerdo con los países de la Comunidad Económica de Estados del África Occidental, CEDEAO. El capitán Amadou Haya Sanogo entregará el poder al presidente de la Asamblea Nacional, quien organizará nuevas elecciones en el más breve plazo. A cambio la CEDEAO, levantará el embargo al país, como ya lo hizo y los militares golpistas no serán juzgados.

Nos preguntamos ¿qué pasó con el derrocado presidente Amadou Toumani Touré, dónde se encuentra?

El País

La Junta Militar que gobierna Malí desde el golpe de Estado del pasado 22 de marzo ha alcanzado un acuerdo-marco con la Comunidad Económica de Estados del África Occidental (CEDEAO) para salir de la crisis política que atraviesa el país. Según este acuerdo, el jefe de la Junta Militar, el capitán Amadou Haya Sanogo, permanecerá como presidente de Malí hasta que el titular de la Asamblea Nacional, Dionkouda Traore, asuma el poder y dé comienzo a un periodo de transición que desembocará en unas elecciones. Una vez que Traore asuma la presidencia, algo que podría ocurrir en las próximas horas o en los próximos días, la Junta y Sanogo dejarán el poder, pero no serán procesados.

«Hemos alcanzado un acuerdo que permitirá en las próximas horas o días constituir de manera efectiva los organismos previstos en la Constitución y que funcionarán de manera regular», ha dicho a la prensa el ministro de Exteriores de Burkina Faso, Djibrill Bassolé, portavoz de la CEDEAO. Según el preacuerdo al que han llegado las partes, el presidente de la Asamblea Nacional, que asumirá la responsabilidad de la jefatura de Estado de acuerdo con la Constitución, permanecerá a la cabeza del Estado durante 45 días.

Pasado ese periodo, será elegido un primer ministro de consenso que organizará una transición que conducirá a unas elecciones, previstas en un principio para el 29 de abril, pero que fueron canceladas por la Junta Militar.

Entre las prioridades del nuevo primer ministro estará hacer frente a la crisis de los independentistas tuareg en el norte de Malí, que el viernes declararon la independencia de la región de Azawad. La Unión Africana rechazó totalmente la declaración del Movimiento Nacional para la Liberación del Azawad (AMLA), el principal grupo tuareg que combate en esta región del país africano.

El presidente en funciones de la CEDEAO, Alassane Ouattara, ha pedido que se levanten «inmediatamente» la sanciones de este organismo contra el país después del acuerdo. El 2 de abril, la CEDEAO decretó el embargo total, con efecto inmediato, contra el país en el que tuvo lugar un golpe de Estado el pasado 22 de marzo. Las dos partes han mostrado su voluntad en recuperar el orden constitucional lo antes posible. El embargo suponía, principalmente, el cierre de todas las fronteras de los Estados miembro de la CEDEAO con Malí y la prohibición del acceso al país a puertos marítimos. También la congelación de las cuentas de Malí en el banco regional BCEAO.

Aviso a los rebeldes

A través de un comunicado, la CEDEAO ha tildado de «nula y sin efecto» la independencia pretendida por los tuaregs. «Malí es una entidad única e indivisible», ha señalado la CEDEAO, que ha agregado que tomará todas las medidas necesarias, incluido el uso de la fuerza, para garantizar la integridad territorial del país, según ha informado la agencia de noticias africana PanaPress, que funciona en colaboración con la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

«La CEDEAO quiere reafirmar su compromiso con la unidad e integridad territorial de Malí. En este sentido, advierte contra cualquier intento de proclamar alguna parte de Malí como un Estado soberano, ya que nunca reconocerá dicho Estado», ha señalado la organización a través de un comunicado, firmado por el presidente de la comisión, Kadre Desiré Ouedraogo.

Foto: elpaís.com

A pesar de la presencia de la ONU en territorio sirio el régimen provoca 89 muertos

Alud sepulta a más de 117 soldados en Pakistán

Alud sepulta a más de 117 soldados en campo de batalla de Pakistán