in

Encuentro con Jason Kenney (I): ministro de Inmigración habla sobre trabajadores calificados y empresarios

Ministro de Inmigración de Canadá, Jason Kenney
Foto: Pablo A. Ortiz / Grupo NM

Ministro de Inmigración de Canadá, Jason Kenney

Jason Kenney es uno de los políticos canadienses que ha estado bajo más presión en los últimos años. Es el encargado de resguardar parte de la columna vertebral del país: la inmigración.

Cada decisión que ha tomado ha generado posturas radicales en dos polos opuestos. Fuertes críticas o un apoyo sincero de parte de todas las comunidades que hacen vida en Canadá, así como los miles de afectados fuera de las fronteras.

Aún así, para el ministro de 43 años, es difícil quebrar su ánimo. “Todos los días en la Cámara de los Comunes me están gritando, así que estoy acostumbrado”, dice con una sonrisa en la cara. “Pero en verdad no me agito fácilmente. Me gusta un debate intenso y no dejo que la gente me saque de control”.

Kenney estuvo de visita en Montreal para reunirse con varios medios de las distintas comunidades inmigrantes de la ciudad y la provincia. Noticias Montreal participó en la mesa redonda en la que se tocaron todos los temas referentes al plan de reforma del sistema de inmigración que propone el Gobierno Federal.

Ligero, preciso y sobre todo honesto, el ministro Kenney no esconde detalles de la visión del gobierno, no teme decir las realidades incómodas y no duda en mostrar su buen sentido del humor.

Sobre los trabajadores calificados y los conductores de taxi con PhD

Hace unas semanas al gobierno tomó una decisión radical. De un plumazo eliminó todas las aplicaciones de trabajadores calificados que habían sido introducidas antes de febrero de 2008 y que no había sido procesadas hasta ahora.

La decisión busca reestructurar el programa de trabajadores calificados. Por un lado, quieren centrárse en recibir aplicaciones de profesionales en áreas que requiera la economía canadiense, y por el otro, mejorar el proceso de reconocimiento de las calificaciones una vez los inmigrantes llegan al país.

“¿Para qué vamos a traer inmigrantes que terminarán enfrentando desempleo? Las reformas migratorias que vamos a impulsar harán que los trabajadores calificados tengan una visión clara y realista de sus oportunidades en Canadá”.

Para eso el gobierno está planteando un programa para acelerar y mejorar el sistema de reconocimiento de credenciales de los extranjeros.

Pero, ¿qué es más importante, enfocarse en elegir a los candidatos ideales o mejorar su proceso de integración al mercado laboral?

“Ambas son importantes, pero creo que arreglar el tema del reconocimiento de las credenciales de los inmigrantes que están ya en Canadá es urgente”, responde Kenney. “Estamos teniendo progreso en ese tema. Tenemos lo que llamamos el Pan-Canadian framework para el reconocimiento de credenciales extranjeras, en el que el gobierno está invirtiendo $50 millones para reunir a todos los entes reguladores profesionales para que lleguemos a un sistema más rápido”.

La visión del ministro es que Canadá sea sincero con los inmigrantes, que no los mantenga en base a falsas esperanzas. Que la gente sepa si podrá ejercer su profesión en su nuevo país. Si no podrán, decírselo cuanto antes.

“La idea que tenemos es poder darles una respuesta a la gente en un año”, propone. “Este es el problema: no podemos bajar el nivel de calidad de Canadá y la realidad es que hay muchos inmigrantes que están por debajo del nivel de calidad canadiense, por lo que no podemos garantizarles una respuesta positiva. Lo que debemos garantizarles es una respuesta en un tiempo considerado”.

La idea es darles más opciones a esos inmigrantes que tienen problemas para integrarse al mercado laboral. “Si la persona tuviera una respuesta, así sea negativa, puede ir a un plan B, ir a la universidad o dedicarse a otra profesión. Pero por el contrario, ahora tienen que esperar y esperar mientras sus habilidades se deterioran y sus ahorros se acaban”.

Sobre los inmigrantes y el mercado de trabajo de Quebec

Uno de los periodistas presentes expuso la realidad que enfrentan muchos inmigrantes para integrarse al mercado de trabajo de la provincia. Los problemas para ser tomados en cuenta en ciertos puestos por, al parecer, simplemente por tener un nombre extranjero.

Racismo o una visión errada de las competencias, independientemente de las razones, el ministro Kenney admite que es un problema.

“Que una persona tenga las competencias lingüísticas y la misma experiencia laboral que alguien nacido aquí y que no sea contratado es una vergüenza”, admitió. “No sé cuál es la solución, especialmente aquí (Montreal) en las que hay leyes provinciales y leyes laborales. Conozco el caso de Calgary donde es distinto, hay grandes posibilidades de empleo. El concepto es: ‘si trabajas fuerte, no importa de dónde vengas’”.

Como posible solución el ministro de Inmigración federal no tiene temor en opinar. “Siempre motivo a la gente a que piense, si están frustrados en una ciudad, apliquen en otra, y que esto no se malinterprete, apoyamos a Quebec, pero si la gente cree que no tiene una oportunidad aquí, puede intentar en otra parte”.

Sobre los “empresarios innovadores”

Esta semana el Gobierno Federal anunció su intención de introducir un programa especial destinado a empresarios con ideas de negocio para desarrollar en Canadá.

Para Kenney, el programa “Start-up” es una idea que podría evolucionar de manera muy positiva.

“Esta es una idea que se ha desarrollado en los Estados Unidos pero que no ha sido adoptada. Queremos ganarles y aplicarla cuanto antes”, suelta el ministro, admitiendo con una sonrisa sus ganas de vencer al vecino del sur. “Es un programa especial que permitirá a los empresarios extranjeros con un plan de negocios sólido venir a Canadá con el apoyo de inversionistas canadienses. La idea sería que una asociación de inversionistas canadienses certifiquen el potencial de inversión y traerlos rápido a Canadá”.

¿Qué tan rápido vendrían? “En un par de meses estarían aquí”, responde. “Si tienes una gran idea en el extranjero y tienes el apoyo de los inversionistas canadienses, te ayudaremos a venir rápido a Canadá para que comiences tu negocio aquí y no en otro país”.

El proceso todavía está crudo, recién se inició el proceso de consultas. En principio se lanzaría a finales de 2012 y otorgaría un máximo de 2.650 visas para residentes permanentes.

De ser positiva la experiencia, se podrá convertir en una vía fija para emigrar a Canada. “Tenemos que aprobar la legislación para darme los poderes, como ministro, para lanzar estos programas especiales. Si tienen buenos resultados lo convertiremos en un programa permanente”.

No se pierdan mañana la segunda entrega de la entrevista con el ministro de Inmigración, Jason Kenney, en el que hablará sobre los requisitos para la ciudadanía, las reformas al sistema de asilo y refugio y la polémica ley C-31.

Twitter: @PabloJinko – pablo@noticiasmontreal.com

Foto: Pablo A. Ortiz – Noticias Montreal

Autor: Pablo A. Ortiz

Fotógrafo, periodista y uno de los fundadores de NM Noticias. Fotógrafo freelance del CF Montréal, Métro y La Converse. Venezolano, canadiense y montrealés.

Los socialistas, con François Hollande, ganan la primera ronda de las elecciones en Francia

Cumbre de las Américas: solo se habla del escándalo sexual del Servicio Secreto de Estados Unidos