in

Inmigrantes en Canadá están cada vez más capacitados pero menos remunerados. En Quebec la situación empeora

Bandera Canadá Quebec

Bandera Canadá Quebec

Los inmigrantes que llegan a Canadá son cada vez más preparados y con más estudios. Sin embargo, cada vez tienen más problemas para integrarse al mercado laboral. Una situación que en Quebec se está volviendo alarmante, según un nuevo estudio.

El Institut de Recherche et d’Informations Socio-économiques (IRIS), presentó este martes los resultados de su reciente estudio, los cuales explicaron durante una pequeña rueda de prensa en Montreal.

Dos investigadores analizaron el proceso de integración de los inmigrantes en Quebec y los problemas que enfrentar para entrar en el mercado laboral, lo cual es paradójico ante los crecientes requisitos que deben cumplir los candidatos a mudarse a la provincia, desde el punto de vista académico y laboral.

Para Mathieu Forcier, uno de los investigadores, esta es una situación “perder-perder para la provincia, en la que el potencial de los inmigrantes es desaprovechado”.

Para 2006 el 51% de los nuevos inmigrantes de todo Canadá (aquellos con menos de cinco años en el país) tenían un título universitario, muy por encima del 19% de la población nacida en el país.

Sin embargo, durante los últimos 30 años la situación socioeconómica de los inmigrantes ha ido cayendo, mientras que es en Quebec donde se registran los peores resultados. “En 1980 el nivel de ingresos de los inmigrantes era el 85% del de los canadienses, mientras que en 2005 era solo 63%”, señaló Laura Handal, la otra responsable del estudio de IRIS, quien es de origen salvadoreño.

El estudio busca desmontar la visión de otro trabajo publicado hace unos meses que señalaba que la inmigración en Quebec tenía un “efecto ligeramente negativo”, por el poco nivel de integración de los inmigrantes y incluso proponía reducir las cuotas de inmigración.

Para Handal y Fourcier esta no es la razón. Los problemas de los inmigrantes para integrarse a los trabajos en la provincia se deben a malas políticas o la falta de las mismas para luchar contra la discriminación. Para dar un ejemplo de los beneficios de la inmigración explican que si se lograra eliminar la brecha entre los salarios de inmigrantes y canadienses con un mismo perfil la economía del país recibiría unos $30,7 millardos más, lo que representaría el 2,1% del PIB.

“La inmigración no puede arreglar todos los problemas de Quebec, pero sin duda puede ayudar”, señaló Forcier

Para los investigadores hay varios factores que afectan esta situación en Quebec: el poco reconocimiento de los títulos, la falta de políticas de igualdad laboral en gran parte de la empresa privada y una mejor organización de los programas de recibimiento e integración de nuevos residentes.

A esto se le une un problema de discriminación que ya ha sido denunciado en estudio como el que midió la tasa de rechazo a la hora de ofrecer un empleo a personas con un apellido de origen inmigrante.

El reconocimiento de las calificaciones

Para Laura Handal existe una desigualdad entre los inmigrantes y los canadienses que tienen las mismas calificaciones. En Quebec esta situación se agrava aún más.

“El nivel de desempleo de los inmigrantes es 70% superior al de los quebequenses”, señala la investigadora, pero explica que el problema es aún más profundo. “Son desigualdades que se transmiten incluso en la segunda generación, quienes, por ejemplo, reciben un salario promedio de cerca del 68% del de los canadienses, así hayan nacido y estudiando aquí”.

Por otra parte, las asociaciones profesionales de la provincia deben hacer más esfuerzos para integrar en sus filas a los inmigrantes. El gobierno liberal de Jean Charest inició programas para luchar contra este problema, pero todavía queda mucho camino, según los investigadores.

“Algunos esfuerzos se han hecho para algunas profesiones, pero las asociaciones profesionales de Quebec hasta ahora solo han aceptado un tercio de las solicitudes que han recibido. Dos tercios han recibido un reconocimiento parcial o han sido rechazados”, señala Handal.

Igualdad laboral

Todas las dependencias del gobierno de Quebec aplican una ley de igualdad laboral, con la que se asegura que los inmigrantes tendrán las mismas oportunidades para ser aceptados en un empleo que los mismos nacidos en la provincia.

Para los investigadores es clave que las empresas privadas aplican programas de este tipo. “Solamente las compañías que tienen más de 100 empleados y contratos por más de $100.000 con el gobierno deben aplicar esta ley”, señala la investigadora. “Mientras que en las pequeñas y medianas no se aplica, y son las que generan más de la mitad de los empleos de la provincia”.

Como ejemplo ponen los planes que se han impulsado en provincias como Ontario, donde existen programas de igualdad laboral, así como sistemas de pasantías que permiten a los inmigrantes ingresar en las empresas para demostrar su potencial.

Organismos efectivos

Todos estos problemas deberían ser tratados por una red de organismos, del estado y privados, que ayuden de manera efectiva a los inmigrantes a integrarse al mercado laboral. “No están bien coordinados”, dice Handal.

Esto es necesario para luchar contra los problemas de discriminación, voluntaria o no, que afectan a inmigrantes que incluso pueden haber completado sus cursos en Canadá. “Aún con un diploma canadiense, los inmigrantes en Quebec tienen una tasa de desempleo mayor que los nacidos aquí que tienen un título académico similar”. Esa cifra de desempleo para los inmigrantes graduados en instituciones canadienses es 67% mayor en Quebec que en Ontario.

De igual forma, niegan que el problema de los inmigrantes en la Belle Province esté ligado al tema de los idiomas. Por el contrario, la gran mayoría adopta el francés como una herramienta de vida y de trabajo.

“En realidad el 75% de los inmigrantes en Montreal hablan francés, pero sus ingresos son 42% menor al de los francófonos”, señala Handal.

Los investigadores de IRIS, un organismo independiente, esperan que el gobierno tome nota de las cifras publicadas en su estudio y que estas tengan un impacto a la hora de impulsar políticas en torno a la inmigración.

Algunas cifras:

  • Los inmigrantes en Quebec tienen solo un 32% de probabilidad de que su experiencia sea reconocida, la más baja del país. La más alta, sin embargo, se da en Ontario pero no llega al 50% (47%).
  • El 70% de los empleos en la provincia se consiguen por referencia personal, lo que pone en desventaja a los inmigrantes, quienes tienen una red de contactos mucho menor.
  • En 2006 los ingresos promedio de un inmigrante con título universitario con edad entre 25 y 54 años en Quebec era el 60,6% de sus homólogos nacidos en el país. En Ontario era de 69,6%, mientras que a nivel de todo Canadá era 70,6%

Para descargar el estudio completo pueden entrar aquí.

Twitter: @PabloJinko – pablo@noticiasmontreal.com

Foto: Sonia de Ortiz / Noticias Montreal

Autor: Pablo A. Ortiz

Fotógrafo, periodista y uno de los fundadores de NM Noticias. Fotógrafo freelance del CF Montréal, Métro y La Converse. Venezolano, canadiense y montrealés.

Palestina optimista sobre su reconocimiento como Estado

La «niña fantasma» del ascensor… solo era una broma