in

Marco Calliari en el Rialto de Montreal: «todo final sirve de antesala para un nuevo comienzo»

Concierto Marco Calliari Rialto

Concierto Marco Calliari Rialto

Todo comienzo tiene un final y todo final sirve de antesala para un nuevo comienzo. Bajo esta filosofía, el cantante de origen italiano Marco Calliari, dio la última presentación en Montreal de la gira de su tercera producción discográfica como solista, titulada “Al Faro Est”. El concierto se celebró pasado domingo 25 de noviembre en el Teatro Rialto y, en este, Calliari prometió presentarnos su cuarta producción a mediados del próximo año.

Podría decirse que vivir en la provincia de Quebec y no conocer a Marco Calliari es como vivir en suelo québécois y nunca haber probado la tradicional poutine, pues Calliari se ha convertido a lo largo de su carrera como solista en uno de esos artistas íconos de la cultura quebécoise y, a la vez, sigue siendo un digno representante de su cultura de origen, produciendo una mezcla que resulta sumamente rica en sonido y tradición. Solo por dar un ejemplo de lo apreciadas y solicitadas que son las cualidades que enmarcan al cantante en la provincia, podemos mencionar que en  2011 fue uno de los artistas invitados al popular show que realiza la cadena de televisión Radio-Canada para finalizar el año y en este 2012 fue nominado por la asociación ADISQ (Asociación quebécoise de la industria disquera, de espectáculo y video) en las categorías artista québécois del año y artista intérprete de otras lenguas.

Otra razón de peso que ha colocado a Calliari como uno de los cantautores predilectos de la provincia es su calidad humana. Además de ser un miembro activo de la comunidad italiana y reconocido por el trato cercano y familiar que mantiene con su público, este artista también ha puesto su talento musical y de portavoz al servicio de numerosas asociaciones que apoyan causas de interés social: hace apenas un par de semanas, fue uno de los artistas que se presentó en la octava edición de “Le Show de MEMO-QC”, espectáculo que se organiza anualmente en la ciudad de Montreal, con el fin de recaudar fondos para la organización  MEMO-QC (Asociación de la Médula espinal y motricidad de Quebec) y a la vez, para sensibilizar al público sobre la cruda realidad que padecen las personas con discapacidad.

Hondando un poco más en el estilo musical que hasta los momentos ha brindado Marco Calliari, podría decirse que se separa en dos etapas: su faceta como integrante del grupo de heavy metal, Anonymus, con el cual produjo cinco álbumes que tuvieron una gran acogida, y luego como solista con sus tres producciones: “Che La Vita” en 2004, álbum con ritmos gitanos, de jazz y poesía, con letras de su propia autoría y enteramente en italiano. En 2006, con su producción “Mia Dolce Vita”, decide hacer sus propias versiones de canciones íconos de la música italiana como “Bella Ciao”, “L’Italiano” y “L’Americano” entre otras y finalmente, en 2010, su tercer disco “Al Faro Est”, inspirado musicalmente en la fusión de sus dos producciones anteriores y las giras que ellas lo llevaron a realizar por Europa, Estados Unidos y Canadá.

Ahora bien, volvamos al concierto de clausura de su gira en el Rialto de Montreal. Este espectáculo no fue una excepción de las características que mejor describen al artista y su performance en escena junto a sus músicos: familiaridad, energía y sorpresas en escena. Comenzando por el saludo caluroso al público, haciendo mención del orgullo que siente por sus orígenes italianos y de cómo su familia logró abrirse un camino en suelo québécois en la década de los sesenta, Calliari extendió la invitación a pasar una noche en famiglia.

Los asistentes, quienes al principio del concierto se encontraban sentados en las instalaciones del Rialto, no tardaron demasiado en levantarse a bailar al ritmo de canciones como “L’Americano”, “Per Fortuna” y la favorita de muchos, con la que el músico aprovecha la ocasión para invitar a su público a poner las manos con la típica gesticulación italiana y explotar en baile “Andare, Caminare, Lavorare”.

Bajo la categoría “factor sorpresa”, los integrantes de la banda aprovecharon la ocasión para improvisar un regalo de cumpleaños en escena para Yann, guitarrista de la banda. En pleno escenario, apareció el acordionista Frédéric Péloquin disfrazado de ardilla cargando una torta de cumpleaños. Y como los aniversarios estaban a la orden del día, Calliari, acompañado de sus músicos, bajó del escenario para cantarle de “tú-a-tú” a una de las señoras del público, quien se encontraba también de aniversario.

Quienes han asistido a un concierto de Marco Calliari coinciden en el furor que produce el final de su espectáculo. Ya cuando quienes acuden por primera vez a un show del cantante piensan que el concierto ha finalizado con el característico caer de confetis, Calliari y sus músicos bajan del escenario para interpretar el encore codo a codo con el público, con su versión del clásico italiano de Toto Cotugno, “L’Italiano”.

Si ha quedado con la curiosidad de conocer a este artista o si ya lo conoce y no quiere perder la ocasión de ver el cierre de su gira “Al Faro Est” en la ciudad de Quebec está de suerte. Marco Calliari  dará una presentación más el 11 de diciembre en la urbe, en el restaurante Le Cercle (228 St-Joseph Est).

Para más información lo invitamos a visitar su sitio web: marcocalliari.com

Para ver las fotos del concierto pueden entrar aquí.

Foto: Sofía Carrero – Noticias Montreal

Twitter: @Sofiphotographe 

Autor: Sofia Carrero

Socióloga y fotógrafa venezolana radicada en Montreal. Ha trabajado en diversos medios de comunicación de Montreal, América Latina y en investigación de recursos ambientales. Su pasión por las artes y la comunicación, combinada con sus inquietudes sociales, hacen de ella una profesional integral implicada y testigo de su generación.

Mahmoud Abbas Palestina ONU

Palestina se convierte en Estado observador ante la ONU

Navidad Montreal Nieve Invierno 2012

En fotos: la Navidad ya llegó a Montreal… y la nieve también