in

Informe OIT: Los trabajadores cada vez reciben una menor parte de los ingresos de sus países

Un reciente informe de la OIT (Organización Internacional del Trabajo) viene a constatar lo que en numerosos estudios se ha destacado: cada vez más los trabajadores están recibiendo menos cantidad de los ingresos de sus respectivos países, mientras los propietarios se benefician más.

Es la constatación que los pobres se empobrecen y los ricos se enriquecen.

El director de la OIT, Gy Ryder, dijo que los trabajadores y sus familias «no están recibiendo lo que merecen».

Al respecto, quizá sería necesario que los estudios se concentrasen más en las alternativas, a la par de la constatación de los hechos. Por ejemplo ¿cuál es «lo justo» en cuanto a remuneraciones?, ¿Cuáles serían los mecanismos a implementar para garantizar este propósito?, considerando la complejidad y diversidad  de las economías, el hecho que el salario es un factor económico en la composición del costo; el medio ambiente de las empresas, los factores inflacionarios, las crisis, las políticas gubernamentales, etc.

Informa Rtve.es

Los trabajadores reciben cada vez una parte menor de los ingresos de sus países respectivos, mientras que los propietarios del capital se benefician más de esa riqueza nacional. Esta es una de las conclusiones del Informe mundial sobre Salarios 2012-2013 elaborado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) con datos del año 2011.

“Esta es una tendencia indeseada que, allí donde existe, es preciso revertir”, ha señalado el director general de la OIT, Guy Ryder, quien ha asegurado que, “a nivel social y político, su interpretación más clara es que los trabajadores y sus familias no están recibiendo lo que merecen«.

Según ha destacado uno de los autores del informe, Patrick Belser, esta reducción de ingresos “ha afectado la percepción de lo que es justo, sobre todo si se tienen en cuenta las remuneraciones desproporcionadas que reciben algunos ejecutivos de empresas”.

Este movimiento, asegura la OIT, ha reprimido en muchos casos la demanda o ha provocado «un endeudamiento insostenible de los hogares, castigando así la economía».

«Los países no pueden salir de la recesión por la vía de los recortes»

En contra de esta tendencia, el informe advierte que «los encargados de tomar decisiones políticas deberían tener cuidado de no promover la productividad a expensas de los salarios con el objetivo de lograr mayor productividad y promover las exportaciones».

Así, los autores aconsejan a los gobernantes «evitar la visión simplista de que los países pueden salir de la recesión por la vía de los recortes«, y abogan por fortalecer las instituciones que fijan los salarios.

Según el organismo internacional dependiente de la ONU, este reparto se ha desequilibrado aún más con la actual crisis económica, pero datos recientes «muestran que esta tendencia ha estado vigente durante décadas». Así, se contradicen hipótesis anteriores que aseguraban que la participación de los trabajadores en la riqueza de los países había crecido gradualmente desde los años 70 del siglo pasado.

Ahora, sin embargo, la OIT asegura que, en 16 países desarrollados, la proporción media del PIB absorbida por el trabajo pasó de ser el 75% a mediados de los años 1970 a ser el 65% en los años previos a la crisis. Esa participación ha descendido aún más después de 2009, según la organización.

«Aún en China, donde los salarios se triplicaron a lo largo de la última década, la participación de los trabajadores en los ingresos nacionales disminuyó» en ese mismo período, señala la OIT.

Caen los salarios en los países desarrollados y suben en los emergentes

Otra conclusión del informe sobre los salarios muestra que su crecimiento ha estado «muy por debajo del período anterior a la crisis a nivel mundial». Además, el incremento no ha sido uniforme, ya que el año pasado los salarios se redujeron en los países desarrollados, mientras que han seguido aumentando en los emergentes.

Los salarios mensuales -ajustados a la inflación- crecieron 1,2% en el mundo durante 2011, frente a la subida del 3% de 2007 y del 2,1% en 2010, según el documento, que destaca que «estas cifras serían aún más bajas si se excluye China».

Si se analiza el aumento de los salarios sin China, el aumento mundial fue del 0,2% en 2011, el 1,3% en 2010, y el 2,3% en 2007.

En la presentación de las conclusiones del informe, el director general de la OIT ha subrayado que, desde el año 2000, los salarios aumentaron una media del 5% en los países desarrollados, del 15% en América Latina y el Caribe y del 50% en Asia.

Según los datos del informe, en las economías desarrolladas los sueldos aumentaron un 0,9% en 2006; un 1,1% en 2007; cayeron un 0,3% en 2008; subieron un 0,8% en 2009; aumentaron un 0,6% en 2010, y volvieron a disminuir un 0,5% en 2011.

“El informe muestra con claridad que la crisis ha tenido un fuerte impacto sobre los salarios y, por extensión, sobre los trabajadores”, ha indicado Ryder, quien ha subrayado que ese impacto no ha sido uniforme.

El salario por hora: 14,5 dólares en España, 34,29 en Dinamarca y 1,40 en Filipinas

Según los datos de 2010 recogidos en el informe, un trabajador del sector manufacturero en Filipinas ganaba 1,40 dólares por hora, menos de 5,50 dólares en Brasil, 13 dólares en Grecia, 23,30 dólares en Estados Unidos y casi 34,29 dólares en Dinamarca.

En España, el nivel era algo superior al griego, ya que el salario por hora de un trabajador de la industria se situaba en 14,53 dólares. Previsiblemente, esa media ha bajado después de esa fecha, debido a la intensificación de la crisis económica española y al impacto de los recortes y reformas puestos en marcha desde 2010.

Además, el informe destaca que «los salarios han crecido a un ritmo menor que la productividad laboral durante la última década en la mayoría de países con datos disponibles». En ese sentido, la productividad laboral se refiere al valor de los bienes y servicios producido por cada trabajador.

De esta forma, se destaca que en las economías desarrolladas, «la productividad laboral se ha incrementado más del doble que los salarios desde 1999».

Como ejemplo de esa tendencia se recoge el caso de Estados Unidos, donde la productividad laboral por hora en las empresas no agrícolas aumentó casi un 85% desde ese año, mientras que las remuneraciones crecieron cerca de 35% desde 1980. En Alemania, la productividad se incrementó en casi un 25% en las dos últimas décadas, mientras que los salarios se mantuvieron estables.

Foto: aflcio.org

Planilla Residencia Permanente Canadá - Red de Visa Application Centre

«Los olvidados de Buffalo»: el largo y frustrante camino de miles de inmigrantes que esperan su residencia canadiense

Place des Arts Navidad Pablo Ortiz

Agenda NM: Bazares, exposiciones, fiestas y más actividades pre-navideñas