in

Los mercados financieros europeos castigan la crisis política de Italia

La primera reacción de los mercados financieros ante la crisis política desatada en Italia fue la subida de la prima de riesgo de este país. Subió de un solo golpe hoy 3,62 puntos, hasta 362. Probablemente sea una especie de efecto anti Berlusconi, ahora que se anuncia su posible regreso al poder.

Como se recordará en los últimos días del gobierno de Berlusconi, la prima de riesgo italiana (9 noviembre del 2011) alcanzó 575 puntos. Con la llegada de Monti este valor bajó a 278 puntos (19 de marzo 2012).

Informa El País

Como se temía, los inversores han castigado en los mercados el desbarajuste político que vive Italia después del regreso de Silvio Berlusconi, la retirada de su apoyo al Gobierno técnico y el posterior anuncio de dimisión de Mario Monti. El regreso de las dudas sobre el futuro próximo de Italia, y también de España, ha disparado a primera hora la prima de riesgo del país transalpino, que ha subido de golpe hasta los 362 (3,62 puntos porcentuales). No obstante, a medida que avanzaba la jornada la presión se ha moderado y, por la tarde, el sobreprecio exigido a la deuda de Italia sobre la alemana, de referencia por su estabilidad, ha subido menos, en unos 25 puntos, hasta los 348. El diferencial con la deuda española, por su parte, ha aumentado a la misma hora en ocho puntos básicos, hasta los 424 tras llegar a tocar a primera hora 438.

La subida de la prima de riesgo, que es el mejor indicador de la confianza de los inversores y que equivale al diferencial entre el bono a diez años y el alemán del mismo plazo, se justificaba en el caso de Italia porque el rendimiento de sus títulos a este plazo se ha incrementado hasta el 4,7%. Frente a este interés, cuya caída refleja la menor demanda de los inversores por el papel del Estado, el tipo del bono alemán, considerado como refugio frente a las turbulencias, se ha mantenido en los niveles similares al viernes en el 1,29%. El rendimiento de los bonos de España con vencimiento en 2022 en el mercado secundario, que es donde se intercambian los títulos de deuda soberana una vez emitidos, también ha subido, del 5,45% del viernes hasta el 5,53%. El frenazo en la escalada de la prima con respecto a lo sucedido a primera hora se explica, por tanto, porque la deuda alemana ha empeorado ligeramente por la tarde.

En el resto de plazos de deuda la tónica ha sido de subida de los intereses, sobre todo en el caso de Italia con repuntes que de media eran de 0,33 puntos porcentuales. Pese a ello, han logrado seguir por debajo del nivel del 3% sobre el que cotizan los bonos del Tesoro español a dos o tres años.

Según el propio Monti, su anuncio de dimisión se produjo el sábado por la noche con la intención de que los mercados tuviesen tiempo de absorber la noticia. Durante los últimos días del Gobierno de Berlusconi la prima de riesgo alcanzó —el 9 de noviembre de 2011— los 575 puntos y la rentabilidad exigida a los bonos italianos llegó al 7,4%. Tras la llegada de Monti, el diferencial logró bajar hasta los 278 puntos —el pasado 19 de marzo—. El actual primer ministro, en una conversación mantenida con el director del diario La Repubblica, explica: “He preferido que la decisión y el anuncio cayese en un día de mercados cerrados, con 24 o 36 horas de tiempo para reabsorber un eventual golpe, con la esperanza naturalmente de que el golpe no se produjera”. Sin embargo, el golpe se ha producido y parece que la refriega política que no ha hecho más que empezar será incapaz de traer la tranquilidad a corto plazo. El espectáculo no ha hecho más que empezar.

Mientras que Monti trata de explicar su decisión e insiste en que aún no sabe cuál es su futuro político, Berlusconi sigue echando leña al fuego. En las últimas horas, además de anunciar un posible nuevo acuerdo con la Liga Norte —sus aliados en el último gobierno—, ha atacado a los técnicos del Gobierno de Monti y ha intentado sembrar cizaña en las filas enemigas, ofreciendo al perdedor de las primarias del centro izquierda —el alcalde de Florencia, Matteo Renzi— un puesto junto a él. Renzi le ha respondido rápido y claro a través de su cuenta en una red social: “Querido Silvio, las cosas se pueden comprar, las personas no. No todas, al menos. Yo no. ¿Tienes la puerta abierta para mí? Ciérrala. Hace frío”.

A nivel práctico, el aumento de las primas de riesgos de los países periféricos pone en entredicho la estabilidad de la que ha venido disfrutando la deuda española e italiana desde que el Banco Central Europeo (BCE) anunciase a principios de septiembre su plan para garantizar la estabilidad del euro. Con ello, edificó una red de seguridad virtual a la espera de que los países bajo presión, principalmente España y, en segundo plano, la propia Italia, que ha sabido jugar mejor sus cartas en este último año de crisis, activasen la ayuda de los fondos de rescate europeos y aceptasen las estrictas condiciones vinculadas a ello. No obstante, el Gobierno español se sigue mostrando reticente a solicitar el rescate por temor a perder más autonomía de la que ya cedido tras la ayuda a la banca. A ello ha ayudado que ha podido mantener su acceso a los mercados de financiación, aunque los expertos ya venían advirtiendo de que la mejora era inestable y que cualquier mínimo accidente podía dar al traste con la recuperación, tal y como se está demostrando este lunes.

El repunte del sobrecoste exigido a la deuda española e italiana, de mantenerse el cambio de tendencia, aumentará los costes del Estado para financiarse y, por extensión, de las pocas empresas que habían aprovechado los últimos meses de tregua en los mercados para emitir bonos. También devuelve al primer plano las dudas de los inversores sobre las posibilidades de que el país pueda dejar atrás la crisis por sus propios medios mientras la Eurozona sigue dando muestras de que es incapaz de superar sus diferencias internas. En cualquier caso, pese a la subida de este lunes, la prima de riesgo española sigue lejos del máximo que marcó a finales de junio, cuando llegó a superar los 640 puntos básicos.

A este respecto, el ministro de Economía español, Luis de Guindos, ha asegurado que el Gobierno sigue estudiando la posibilidad de pedir el rescate pero ha matizado que es más importante la situación exterior para superar las turbulencias. «Cuando surgen dudas sobre la estabilidad de un país próximo como Italia, al que también se percibe como vulnerable, inmediatamente nos contagia», ha declarado el ministro en declaraciones a RNE sobre el órdago político de Berlusconi y Monti. «La ayuda que necesita España es que se eliminen las incertidumbres sobre el fututo del euro. Esa es la principal ayuda», ha continuado en referencia a que esta semana se vuelve a abordar la unión bancaria en la UE.

Por este motivo, en las Bolsas, el reavivamiento de las dudas se ha dejado notar drásticamente en los parqués de Madrid y Milán, mientras el resto ha logrado dejar atrás las pérdidas a medida que avanzaba la jornada. El principal índice italiano, el FTSE MIB, ha empezado la semana con un desplome del 2,50%. En España, el Ibex 35 ha cedido a una hora del cierre un 1%. También ha condicionado la jornada, que tiene lugar tras tres semanas consecutivas de ganancias, la revisión a la baja de las previsiones económica que ha realizado el Banco de Francia y, en este caso de forma positiva, la decisión del Gobierno de Grecia de ampliar el plazo de su recompra de deuda.

Foto: es.euronews.com

Petroleo Canada Alberta

Prevén caída de los precios del petróleo para 2013

Planilla Residencia Permanente Canadá - Red de Visa Application Centre

Denuncian un «limbo migratorio» en el programa de inmigración para inversionistas