in

Jacques Parizeau sigue creyendo en la independencia de Quebec, pero admite que no será fácil

Jacques-Parizeau-Quebec

Para Jacques Parizeau la tercera podría ser la vencida. Quebec puede ser un país independiente, separado de Canadá. Algo que espera ver se cumpla mientras esté vivo.

El antiguo primer ministro de la provincia habló sobre la actualidad del movimiento soberanista y todo lo que ha cambiado desde que perdió el referendo de 1995. En una entrevista con la cadena TVA Nouvelles explicó que las ideas independentistas todavía tienen validez, pero es necesario trabajar fuerte.

Para Parizeau, para muchos uno de los más polémicos mandatarios que ha tenido la provincia, es necesario que las ideas sobre la separación de Quebec sean sustentadas con estudios serios y actualizados, especialmente en materia económica.

“Hubo uno solo según lo que sé, y fue Jean-Martin Aussant de Option Nationale que lo hizo”, señaló a la cadena de televisión. “Planteaba un solo impuesto para los québécois, lo que nos permitiría ahorrar unos $500 millones”.

Según su opinión los temores en materia de economía son los que más golpean al movimiento separatista, por lo que criticó la poca acción del gobierno de Pauline Marois para preparar el camino hacia un eventual tercer referendo.

Para crear contexto, explicó las diferencias con lo vivido antes de la consulta de 1995, la cual la opción soberanista perdió por un mínimo margen.

“Nos veníamos preparando por cuatro años. Es un gran trabajo de preparación muy grande, por lo que hacemos un referendo cuando lo podemos hacer, porque queremos dar información a la gente sobre muchos temas”, señaló.

Pero a pesar de los estudios, los argumentos y toda la preparación, el mismo Parizeau admite que una transición hacia una nueva nación no es posible sin sacrificios, especialmente para crear confianza a nivel económico.

“Al momento de una declaración de independencia, es cierto que en razón de los vínculos tan estrechos en el plano financiero y los movimientos de capital numerosos que existen entre los países, es seguro que podría haber algunos días de turbulencias muy fuertes”, señaló.

De hecho, los periodos alrededor de los dos referendos pasados han estado marcados por numerosas migraciones de capital, empresas que se van de la provincia, todo lo que ha tenido un impacto negativo en la economía de la provincia.

Para el antiguo mandatario, una solución sería mantener el dólar canadiense como moneda de una nación québécoise.

A pesar de todos los contratiempos, dice que sigue creyendo en el proyecto independentista y sueña con ver a Quebec separarse de Canadá mientras esté vivo.

Sin embargo, será una tarea difícil. Varias encuestas han señalado que el apoyo por la independencia de Quebec está en sus niveles más bajos de los últimos años. Incluso las divisiones entre los distintos partidos soberanistas, así como la incapacidad de presentar propuestas económicas sólidas, han hecho mella en la idea independentista.

Foto: captura de pantalla TVA Nouvelles

clarin-entrevista-a-bachar-el-assad

Bachar el Assad ratifica que «no renunciará» y condena una intervención de EE.UU.

jorge-rafael-videla

Videla murió por «múltiples fracturas» y «hemorragia interna» tras una caída en la ducha