in

La policía desaloja enérgicamente el parque Gezi y la plaza Taksim de Estambul

desalojada-plaza-taksim-con-violencia-1

desalojada-plaza-taksim-con-violencia-1

El parque Gezi fue desalojado hoy tras una carga de la policía. Antes advirtieron «que salgan mujeres y niños del parque». Media hora después arremetieron con fuerza unos 500 agentes.

La peinada de la policía también incluyó el desalojo de la plaza Taksim que había vuelto a ser ocupada por los «indignados».

Estambul ahora es un caos y está tomada por la policía. Pero los manifestantes no están muy lejos y tratan de organizarse.

Informa El Mundo.es

El centro de Estambul está tomado por agentes antidisturbios. Los agentes trata de evitar que los manifestantes prosigan con sus protestas y accedan a la plaza Taksim, desalojada esta tarde con suma dureza. La intervención policial ha provocado la hospitalización de 29 personas, ninguna de ellas en estado crítico, según un comunicado de la oficina del gobernador estambulí, Huseyin Avni Mutlu, que no ofrece más detalles, según informa Efe.

Con los manifestantes decidiendo el futuro de su acampada-protesta, la policía irrumpió en la plaza Taksim salvajemente a las 20:45 hora turca. El dispositivo estaba formado por más de 500 agentes antidisturbios, que emplearon gases lacrimógenos, agua a presión cargada de componentes químicos irritantes y balas de plástico.

En el momento de la carga, en Taksim y en el campamento de Gezi había al menos dos mil ciudadanos, entre manifestantes y transeúntes. Tras media ahora advirtiendo de que «salgan mujeres y niños del parque», los policías sembraron el pánico cargando simultáneamente en todos los rincones de Taksim y Gezi.

Vehículos de asalto y más de siete vehículos de agua a presión convirtieron el centro del lado europeo de Estambul en una ratonera. En todas las calles aledañas, los policías cargaban contra los que habían huido. Se vivieron escenas de pánico, como cuando un manifestante se puso debajo de un vehículo de agua a presión para evitar que avanzara. El campamento se convirtió en una nube de gas pimienta.

La policía ha sellado la plaza y acorrala a la gente por las callejuelas que rodean la zona disparando gas pimienta. Muchos de los jóvenes, atrapados por el pánico, han tratado de refugiarse en viviendas y en el hotel Diván, al que tratan de acceder a esta hora los agentes.

El despliegue de seguridad se centra en evitar el acceso de más personas al epicentro de los disturbios y se ha cerrado uno de los puentes por el que se llega a la plaza Taksim. Parece que una columna de 50.000 personas está tratando de acercarse hasta allí desde distintas zonas de la ciudad.

Los antidisturbios, algunos de ellos cargados con rifles, caminan en pequeños grupos para reprimir a los jóvenes, que están montando barricadas tanto por el norte como por el sur. Los manifestantes responden con piedras.

El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, aparentemente, había rebajado el tono de sus amenazas al admitir que esperaría a que se resolviesen las apelaciones de la causa judicial que bloqueó su proyecto de Taksim. Por su parte, la Platafoirma de Solidaridad con Taksim había convocado el sábado y el domingo asambleas de acampados para decidir el futuro de su acampada-protesta.

Perseverancia

Los «indignados» de la plaza Taksim y del parque Gezi de Estambul han anunciado una manifestación masiva para el domingo a partir de las 16.00, hora local (13.00 GMT) para recordar a los cuatro fallecidos en la ola de protestas que azota a Turquía desde hace más de dos semanas.

Erdogan había advertido horas antes del violento desalojo que la Policía desalojaría el domingo por la fuerza a quienes siguieran ocupando el parque Gezi de Estambul, centro de las protestas antigubernamentales que sacuden Turquía desde hace dos semanas. «Lo digo abiertamente. Si mañana está vacío (el parque), está vacío. Si no, las fuerzas de seguridad lo vaciarán. Este Estado no es vuestro juguete», anunció Erdogan en un mitin de su partido en Ankara.

El primer ministro emplazó a los ocupantes de la zona verde a marcharse y aseguró que el sitio pertenece a «todos los estambulíes y no a organizaciones ilegales».

Erdogan volvió a prometer que no emprenderá la reurbanización que implica la destrucción del parque hasta que los jueces determinen si el proyecto es legal y que, en cualquier caso, organizará una consulta popular.

«Si la gente dice que quiere el parque, lo dejaremos. Si la gente quiere el museo municipal, lo construiremos. Haremos lo que quiera el pueblo», prometió en referencia a uno de los posibles usos previstos para el edificio que sustituiría esa zona verde.

Arropado por decenas de miles de sus partidarios, Erdogán insistió desde un gran escenario que los manifestantes son extremistas que utilizan ese parque como excusa para atacarle.

«Respeto a los ecologistas. Pero esos no eran ecologistas. Detrás del telón del parque Gezi hay organizaciones ilegales», acusó el primer ministro, quien aseguró que la mayoría de los que hablan de ese espacio verde «nunca han estado allí».

El primer ministro turco acusó a los medios de comunicación nacionales e internacionales de ocultar la realidad, y a las redes sociales de haber «lanzado increíbles provocaciones con sus mentiras».

Entre gritos de «mantente firme», «no te doblegues» o «esta nación está contigo», proferidos por sus seguidores, Erdogan aseguró que «ha sido paciente» mientras los manifestantes cometían tropelías.

«Resistiremos con la ley, la democracia y los votos. Dentro de ocho meses les haremos pagar en las elecciones (municipales), ¿de acuerdo?», preguntó a una multitud que le jaleaba.

Foto: Pantalla video lapresse.ca

 

arnold-schwarzenegger

Arnold Schwarzenegger regresa a continuar la exterminación con «Terminator 5»

maria-lourdes-afiuni-se-asoma-a-la-libertad

Otorgan libertad condicional a la jueza Afiuni de Venezuela