in

Bomba meteorológica: ¿Frase sensacionalista o término científico?

Tormenta Invierno - Montreal Canada 2017
Imagen del vecindario de Verdun, luego de la tormenta de nieve que golpeó Montreal, Quebec, Canadá, el 15 de marzo de 2017. (Foto: Pablo A. Ortiz / NM Noticias)

En el este de Canadá miles de personas amanecieron bajo la nieve, sin electricidad y en medio de un caos de tránsito. Una imagen que se repite en otras ciudades del país.

Muchos han visto en los medios términos como weather bomb o bomba meteorológica (también llamada ciclón bomba o bombagénesis).

En una era en la que los medios de comunicación están constantemente bajo la lupa muchos se preguntan si no se trata de simple sensacionalismo en búsqueda de clicks, especialmente por tratarse de un tema tan “común” para los canadienses, como el invierno.

Sin embargo, las “bombas meteorológicas” sí existen, y no es algo nuevo.

El término apareció por primera vez en el año 1980 en el Monthly Weather Review. Dos meteorólogos del MIT explicaron en el texto la definición de esta “bomba”, que es una tormenta donde la presión central cae de manera dramática en un periodo menor a 24 horas.

Otras fuentes señalan que, en los años 40, en Europa, y particularmente en Noruega, ya se usaba el término “bomba”, aunque principalmente para los fenómenos que tenían un impacto en las costas.

La bomba actual

Esta ola de frío que sacude gran parte del noreste del continente está toda vinculada. Incluso, las bajas temperaturas y nieve que se vio en algunas partes de la Florida tienen una relación con un mismo fenómeno que dejó las provincias marítimas bajo la nieve.

La actual tormenta nació cerca de Bahamas, como un frente de aire caliente y baja presión, que se fue moviendo hacia el norte a lo largo de la costa y repentinamente colisionó con el aire frío que estaba establecido en el norte de Canadá y los Estados Unidos, generando el fenómeno que está golpeando toda la región.

Este choque hizo que la presión bajara drásticamente, y así fue como la tormenta tomó su fuerza y pasó a ser calificada como una “bomba meteorológica”.

Si bien muchos hacen el paralelismo con un huracán, por las condiciones extremas, los científicos señalan que llamar este tipo de tormentas como “huracanes de invierno” no es completamente correcto.

Los huracanes toman fuerza por el agua caliente de los océanos, mientras que esta tormenta ganó su poder por el choque del aire caliente contenido en el sistema que se formó en el sur, con el aire ártico.

https://www.youtube.com/watch?v=mtWE8AbrfiE

Lynn-Beyak-Senadora-Canada

Retiran a la senadora Lynn Beyak del caucus conservador por comentarios racistas en su página web

empleo-desempleo-Quebec

Quebec sigue destacando en materia de empleo: tasa de desempleo se ubica en 4,9%