in

El regreso a la rutina fue complicado para los montrealeses

Foto: Pablo A. Ortiz / Grupo NM (Archivo)

El regreso a la rutina, no sólo del fin de semana largo, sino -para muchos- después del verano, fue algo amargo esta mañana, pues la cantidad récord de trabajos viales generó un caos vehicular en Montreal.

De acuerdo con los reportes hay 40 obras viales activas en la ciudad, lo que empeora el ya complicado tráfico montrealés durante los últimos días del verano.

A esto se le sumó el hecho de que hubo una reconfiguración del distribuidor Turcot, gracias a la apertura de una sección recién construida en la autopista 15, conformada por dos vías. La salida para la 20 oeste ahora está un poco más al norte del bulevar de la Verendrye, luego del canal Lachine.

Hay en la urbe otras áreas a las que cuales se les debe prestar atención si quieren evitar el tráfico. 

Una de esas áreas es el bulevar Robert Bourassa, en el que se están realizando dos obras viales.

Otra está ubicada entre St-Jacques y Belmont, donde se están haciendo varias reparaciones. Los trabajos en esta zona se extenderán hasta octubre.

El distribuidor Turcot y sus alrededores sigue siendo un sector neurálgico para los conductores, pues aún hay cierre de canales en las autopistas aledañas.

La recomendación de las autoridades es que los montrealeses sigan privilegiando el transporte común o alternativo.

Dave Grohl perdió la voz y Foo Fighters pospuso los conciertos de Edmonton y Calgary

Montreal permanece bajo advertencia de calor extremo