in

Canadá pidió a China frenar ejecución de canadiense

Foto: China CCTV

La ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, informó que el gobierno de Canadá pidió a China que no ejecute a un canadiense sentenciado a muerte, aseverando que se trata de una pena inhumana.

Freeland también mencionó una larga lista de aliados que Canadá ha contactado como parte de los esfuerzos por liberar a otros dos canadienses que fueron detenidos en territorio chino, luego de la detención de una alta ejecutiva de ese país.

La canciller se pronunció en respuesta a la reacción de China por los comentarios del primer ministro, Justin Trudeau. El gobierno chino dijo que se sentía insatisfecho por las críticas de Trudeau hacia la sentencia de muerte que recibió Robert Lloyd Schellenberg, por tráfico de drogas.

Sentencia inhumada e inapropiada

Schellenberg fue sentenciado a 15 años de cárcel en 2016, pero este lunes, en un nuevo juicio después de su apelación, el canadiense fue sentenciado a muerte.

“La posición de Canadá sobre la pena de muerte es consistente y de vieja data. Creemos que es inhumana e inapropiada y donde quiera que sea que un canadiense sea sentenciado a muerte nos pronunciaremos en contra”, aseveró la canciller.

El gobierno canadiense pidió clemencia al embajador de China en Canadá, según Freeland, quien agregó que tuvo una conversación muy emotiva con el padre de Schellenberg este mismo lunes.

Entretanto, la ministra recordó que “los canadienses que viajen a países donde existe la pena de muerte necesitan tener esto en cuenta. Es sólo la realidad”.

Recordemos que el primer ministro canadiense dijo este lunes que estaba muy preocupado por la sentencia y que China estaba actuando de forma arbitraria.

Una vocera de la cancillería china respondió a las declaraciones de Trudeau, argumentando que el primer ministro canadiense “debería respetar las leyes, la soberanía judicial de China, corregir sus errores y dejar de hacer declaraciones irresponsables”.

Por su parte, Freeland dijo que Canadá recibió el respaldo de un grupo de países aliados, entre ellos, Alemania, Francia, los Países Bajos, la Unión Europea, Estados Unidos, el Reino Unido, Australia, Estonia, Lituania y Latvia, ante los casos de detenciones arbitrarias de canadienses en China.

Más de 30 cm de nieve en Montreal para el fin de semana

Otro canadiense fue secuestrado en Burkina Faso