in

Los contagios avanzan como un tsunami por el mundo

Un joven se hace la prueba rápida del Covid-19. Foto: Youtube/ El Universal

La expresión de “tsunami” corresponde al jefe de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien esta vez no quiso quedarse relegado en anunciar los peligros de la variante Ómicron.

«Estoy muy preocupado por el hecho de que ómicron, al ser más transmisible y circular al mismo tiempo que delta, esté provocando un tsunami de casos», declaró en una rueda de prensa el jefe de la OMS.

La presión en realidad se debe a que en ningún país existe capacidad sanitaria suficiente para atender un súbito aumento de casos que requieran hospitalización. Y hay verdadero temor en todas partes sobre esta posibilidad, a medida que nos acercamos a las celebraciones de Fin de Año.

Aquí mismo, en Quebec, el Institut national d’excellence en santé et services sociaux (INESSS), ha publicado proyecciones entre 1 600 a 2 100 camas que podrían ser demandas para atender pacientes con Covid-19, en las próximas tres semanas.

Es bien sabido también que además de una insuficiente infraestructura, está el hecho que hay insuficientes médicos y enfermeras para atender a la población demandante del servicio; y esto no es nuevo, pero se ha agudizado en estos días de altos contagios.

De tal manera que las autoridades están permitiendo que el personal de la salud que esté contagiado pueda continuar con sus labores, cumpliendo desde luego, con un patrón de precauciones.

En el mundo se ha llegado a la cifra ayer de más de 1 500 000 casos. En Estados Unidos alrededor de los 480 mil; en Francia, a pesar de las medidas que ha optado, 202 mil; en Reino Unido, 221 mil; y en España más de 100 mil; según estadísticas Google.

Las autoridades están adoptando medidas diversas, pero no todas son iguales en cada país. Hay países más restrictivos que otros.

Consultadas las personas de a pie dan opiniones diversas sobre la nueva variante del Ómicron; pero parece ser que un gran número ya está harta de las medidas y quisieran que no se cierre nada y se haga una vida con cuidados y normas a respetar, pero en actividad. Dicen que al fin y al cabo la nueva variante si bien aumenta el número de contagiados, las tasas de muertes y hasta de caer enfermo grave, son menores que en el año precedente.

Entre otras cosas diremos que, en Francia y España se ha establecido el uso obligatorio de la máscara en las calles. En Brasil habrá celebración del Año Nuevo, pero con un número restringido de personas. Se recordará que en las playas de Copacabana era tradicional que la gente se reuniese en masa para recibir el Año Nuevo.

El Far West en Montreal

Francois-Legault-Quebec

Quebec: Toque de queda y prohibición de reuniones entre las medidas para frenar los contagios