in ,

François Legault, líder político más popular de Quebec… malgré tout

François Legault, jefe de la Coalition avenir Québec (CAQ) y primer ministro de Quebec

A la pregunta hecha por la encuestadora Léger: ¿Cuál sería el mejor primer ministro de la provincia entre los líderes existentes? Los encuestados, en un número consistente y diverso, respondieron así: 45% a favor de François Legault, 13% a favor de Dominique Anglade, jefa del PLQ; 10% a favor de Gabriel Nadeau-Dubois, jefe de QS; 9% para Éric Duhaime, del PCQ; y con apenas 3%, a favor del líder del PQ, Paul St-Pierre Plamondon.

Más aún, y si las elecciones en la provincia fueran hoy, la Coalition avenir Québec (CAQ), con François Legault a la cabeza, arrasaría con los demás partidos políticos de un océano a otro.

Según el sondeo de la institución de Jean-Marc Léger, efectuado el 19 de enero pasado, la CAQ que ya está en el gobierno de la provincia desde octubre del 2018, inaugura el 2022, con una cuota de aceptación del 42 %; seguida de muy lejos por le parti libéral du Québec (PLQ) con el 20%, y luego los otros partidos: Québec solidaire (QC), con 14%; Parti québécois, (PQ) con 11%; y el Parti conservateur du Québec (PCQ), también con el 11% de aprobación.

Por otro lado, las encuestas Léger hechas en distintas fechas a lo largo de los años, muestran, por ejemplo, que la CAQ ha oscilado desde un 37% en agosto del 2018, a un 51% en junio del 2020; a un 46% el 2 de diciembre del 2021, para llegar hasta el 42% de ahora.

También es cierto que, a la CAQ, más allá de la administración de la crisis de la pandemia del Covid-19, tarea enorme y fatigante, pero que al fin y al cabo se siguen las recomendaciones médicas, y procedimientos que han sido universalmente aplicados por los gobiernos, no lo hemos visto actuar con más consagración en otros aspectos de vida del país, que pueden ser más polémicos. En el caso mismo de la pandemia las medidas contra los que se niegan a vacunarse ha tenido marchas y contramarchas; igualmente, con su postura ante los médicos no vacunados, que ha pasado de la amenaza al repliegue.

Nos recordamos que, en el 2019, cuando el gobierno de la CAQ se ocupó de temas como el francés en la provincia, el laicismo del Estado, la inmigración y los valores nacionales, etc., la polémica se encendió; y es en esos momentos donde se pone a prueba la capacidad de liderazgo de un gobierno.   

Volviendo al tema. Algunos analistas políticos han remarcado la perdida de 4 puntos de la CAQ, con respecto a la encuesta anterior, como si se tratase de una tendencia. Quizá es muy exagerado pensarlo. Por el momento la diferencia abismal con su más inmediato contendor, le da al partido gobernante un margen de maniobra en el que puede permitirse algunos errores, como los ha habido.

El PLQ (parti libéral du Québec) se observa anclado desde mayo del 2021, en un 20% de aprobación.

También los analistas le dan importancia al hecho que le Parti conservateur du Québec (PCQ), esté evolucionando paulatinamente, desde un momento en que ni siquiera aparecía en las encuestas, hasta ir evolucionando poquito a poco. Veamos. En las elecciones del 2018 obtuvo 2%; en mayo del 2021, la preferencia del público le daba un 6%; luego un 8% en octubre de ese año; para caer a un 5% en diciembre; y ahora, 19 de enero 2022, con un 11%, igualando al tradicional partido soberanista de Quebec, el PQ, con el 11%.

A propósito del PQ, diremos que en los últimos años ha venido sufriendo una crisis en su liderazgo. Algunas veces, fortalecido, y otras entrando en pánico y desestabilizándose. Ha habido evidentes altibajos en su liderazgo, hasta que se llegó a elegir al joven político Paul St-Pierre Plamondon.

La impresión que tenemos de este joven es que cuando participaba en las actividades de las huestes juveniles del PQ, que viene a ser el semillero de los liderazgos futuros, Plamondon se veía elocuente, conciliador y muy centrado en sus propuestas. Pero, después que asumió el liderazgo del partido, ese empuje se eclipsó. Lo hemos visto temeroso en su hablar y débil en sus propuestas. Aparte de este comportamiento personal, nos da la impresión de que la CAQ le ha quitado al PQ muchas de sus banderas políticas; y, bajo ese escenario al PQ le será difícil remontar.

Autor: Víctor Hugo Ortiz

Economista de formación y periodista de vocación. Estudió en Chile, Perú y Venezuela. Trabajó en los periódicos La Gaceta y La Industria de Perú y colaboró para los diarios La Prensa de Perú y el diario El Nacional de Venezuela. Tiene una larga experiencia como empresario y administrador. Ha sido testigo y muchas veces actor de los grandes cambios políticos y sociales que han ocurrido en Latinoamérica. Vive en Montreal desde el año 2004 y es cofundador de NM.

Quebec lanza un programa de formación profesional para cubrir 25 000 plazas en la educación infantil

La crisis en Ucrania: El papel de Canadá