in

Temores de un fin de semana de pesadilla en Ottawa

Filas de camiones, aunque algunos viajando en solitario, se acercan a Ottawa. A su paso vitoreados por simpatizantes. Foto Youtube

Filas de camiones, aunque algunos vienen en solitario -desde los megas pesados hasta los más livianos, desde las cisternas, los refrigerados hasta los de contenedores- se acercan amenazantes hacia Ottawa, la capital del gobierno de Canadá.  

Vienen desde las fronteras con los Estados Unidos, y van engrosando sus filas con otras unidades al paso de la caravana, por distintos puntos. A su paso también son recibidos por simpatizantes, apostados en los puentes o en los caminos, batiendo banderas patrias; y muchos autos se pliegan a ellos.

El aparataje montado en torno a esta sorpresiva manera de manifestar, impresiona y causa cierto temor en la apacible población de Ottawa.

Se teme que todo esto vaya a degenerar en actos de violencia y en caos. O peor aún, en un intento del tipo de “asalto al capitolio» en Washington, ocurrido el pasado 6 de enero del 2021.

La gendarmería real, GRC, la policía federal, está al tanto de la situación y es de suponer que desplegará esfuerzos adicionales de protección de la ciudad, de su gente y de los bienes públicos y privados.

En principio no habría nada que temer, ya que se trataría de una simple y “pacífica” manifestación del descontento de los choferes de esos transportes, por las exigencias sanitarias -léase presentación de un pasaporte de vacuna- implantadas por el gobierno de Justin Trudeau, para todos los transportistas que vienen de los Estados Unidos.

Es una medida instituida por Canadá, en reciprocidad a la misma medida que está vigente en los Estados Unidos. Es decir, que todo chofer de camión, cualquiera sea la carga que lleve, y que necesite ingresar por tierra al territorio estadounidense, debe presentar sus pruebas de vacunación.

La protesta, por tanto, pareciera sin fundamento, ya que, de ceder ante ella levantando esta medida sólo beneficiaría a los transportistas que ingresen al país desde los Estados Unidos, pero cuando estos vuelvan a ese país, igual tendrán que presentar su pasaporte de vacunas.

La manifestación en curso pareciera ser la más conminatoria que hayan realizado los grupos antivacunas, en el interior de Canadá: Una vez más, se pondrá a prueba los músculos del gobierno, para hacer prevalecer las medidas sanitarias, que como sabemos las cumple la mayoría de la población.

En las redes sociales, donde no todos los que participan son camioneros, hay un sinnúmero de opiniones encontradas, y ciertas muy encendidas; algunas palabras de aliento de parte de políticos se han escuchado igualmente, lo que no hace más que aumentar el desasosiego.

Se alegan frases como:  nos están quitando ”la libertad”; que el gobierno quiere ”matar” de hambre a los canadienses, al evitar que ellos traigan los alimentos y otros productos en su camiones. Hablan de “terrorismo” de Estado”; de pronto un manifestante califica de “criminal” o “criminales”, sin saberse a quien se refiere. La exasperación está a flor de piel.

Por tanto, los temores de violencia o de desbordes, no dejan de ser fundados. Además, todo indica que habrá un embotellamiento del tránsito fenomenal.

Grupos de personas saludan a los camioneros a su paso
Foto: Youtube
Youtube
Youtube
Youtube
Grupos de personas con carteles en apoyo a los camioneros. Foto Youtube

Autor: Víctor Hugo Ortiz

Economista de formación y periodista de vocación. Estudió en Chile, Perú y Venezuela. Trabajó en los periódicos La Gaceta y La Industria de Perú y colaboró para los diarios La Prensa de Perú y el diario El Nacional de Venezuela. Tiene una larga experiencia como empresario y administrador. Ha sido testigo y muchas veces actor de los grandes cambios políticos y sociales que han ocurrido en Latinoamérica. Vive en Montreal desde el año 2004 y es cofundador de NM.

Rumbo a la normalidad, pero con calma

Victoria ante Honduras y el sueño mundialista de Canadá está cada vez más cerca