in

Victoria ante Honduras y el sueño mundialista de Canadá está cada vez más cerca

Foto: Canada Soccer

El sueño mundialista canadiense dio un paso más a convertirse realidad. La selección derrotó a Honduras en el inicio de la triple fecha de eliminatorias de Concacaf y -lo más importante- mantuvo el primer lugar en la tabla de posiciones.

Canadá rompió así con una maldición que lo perseguía desde el año 1985, cuando había ganado en territorio hondureño por última vez. A eso se le sumaba la cicatriz abierta hace 10 años, cuando fueron humillados 8-1 para poner fin a su sueño de ir al Mundial de 2014.

Pero una década parece mucho tiempo. Una nueva generación tomó el mando y ahora atrae la mirada de todo el planeta en su camino a convertirse en una de las historias más interesantes de este ciclo mundialista.

Este jueves, en San Pedro Sula, los canadienses picaron adelante al minuto 10, luego de una espectacular jugada del joven Tajon Buchanan, que metió un centro que el defensor Denil Maldonado terminó despejando en su propio arco.

Con inteligencia y aprovechando la desesperación de los locales, Jonathan David, estrella del Lille en Francia y uno de los delanteros con más potencial en el planeta, puso el 2-0 final con una impresionante corrida que incluyó control con el pecho y una sutil definición por encima del arquero hondureño.

Canadá despertó este viernes en la cima de la Concacaf, con 19 puntos, uno por delante de los Estados Unidos y dos delante de México. Panamá, en la cuarta posición, está a cinco puntos de los canadienses.

Los tres países que terminen primeros en la tabla irán directamente al Mundial, mientras que el cuarto jugará un repechaje ante Oceanía.

Canadá recibirá a Estados Unidos el domingo en Hamilton, Ontario, y cerrará esta fecha el 2 de febrero visitando a El Salvador.

Aquí el resumen del partido:

Autor: Pablo A. Ortiz

Fotógrafo, periodista y uno de los fundadores de NM Noticias. Fotógrafo freelance del CF Montréal, Métro y La Converse. Venezolano, canadiense y montrealés.

Temores de un fin de semana de pesadilla en Ottawa

¿Cómo unos chocolates pueden volverse “más inclusivos” y “menos sexys”?