in

Quebec da marcha atrás y no impondrá un impuesto a los no vacunados

Bandera-Quebec-Flag
Foto: Adrien Olichon vía Unsplash

En nombre de la “paz social” el primer ministro de Quebec dio marcha atrás en su intención de imponer un “impuesto” a las personas no vacunadas.

Este martes, el gobierno de la provincia confirmó que abandona el proyecto de ley que tenía por objetivo imponer una contribución financiera, destinada al sector de la salud, a las personas que no estén vacunadas.

“El anuncio terminó dividiendo a los quebequenses”, dijo el primer ministro provincial, François Legault, “y además escuché a los partidos de oposición que estaban en contra de esta contribución”, agregó.

El pasado 11 de enero, Quebec anunció esta medida, que terminó por generar reacciones en todo el mundo. Dentro de Canadá fue vista de manera crítica por distintos frentes, que la veían como una postura política, no basada en la ciencia y que atentaba contra la equidad del sistema de salud.

“Hace 3, 4 semanas nuestro objetivo era crear un incentivo a la vacunación”, dijo Legault. Sin embargo, su plan tuvo un resultado inverso, generando malestar y división en la población.

El gobierno tenía que pasar este impuesto por medio de un proyecto de ley. Según su visión, esta contribución se pagaría al momento de declarar los impuestos personales, aunque su monto nunca fue revelado, pero se estimaba entre $100 y $500.

El recule del gobierno ocurre en momentos en los que enfrenta críticas en varios frentes por el manejo de la pandemia, mientras que una manifestación de algunos camioneros y otros grupos de la sociedad planean copiar el espíritu de las manifestaciones en Ottawa y hacer lo mismo en la ciudad de Quebec.

La líder de la oposición, la liberal Dominique Anglade, atacó al gobierno, considerando que la idea del impuesto a los no vacunados no tenía sentido desde un inicio y sólo fue usada por Legault como una forma de distracción para no responder a su manejo de la pandemia durante estos dos años.

¿Cómo unos chocolates pueden volverse “más inclusivos” y “menos sexys”?

La selección de Canadá, la selección de los inmigrantes